miércoles, 28 de marzo de 2012

Nuevo padre en huelga de hambre en San Sebastian

Joseba Urbieta comienza una huelga de hambre pese a su estado de salud delicado.

Lo recibió el alcalde de Donosti
La postura burocrática desmotivadora
Debe pedir el permiso para ponerla tienda y en un plazo de 15 le contestaran.
En caso contrario desalojo
Intolerable la postura del alcalde.
En cuanto a apoyo a la custodia compartida todo lo contrario
Nos remitió un documento calcado de la postura del PSOE.
Hoy continua su huelga en el Boulebard de Donosti.
No existe peor maldad que separar a los hijos del padre o madre
Ayudanos recogida de firmas on line
http://www.peticionpublica.es/?pi=P2011N6704

miércoles, 12 de octubre de 2011

Violencia de genero feminista: 12.765 españoles se suicidaron en 2010, el 70 % estaban en periodo de separación

Los suicidios de varones en España siguen aumentando año tras año. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, un total de 12.765 personas, varones en su mayoría, murieron por suicidio. Aunque no se menciona en las estadísticas ni el Estado mencionará la razón de estos casos, se trata de víctimas de la violencia feminista radical instituida en España; hombres que decidieron decir basta tras ser denunciados falsamente por sus mujeres o tener que aceptar sentencias injustas sobre la custodia de los hijos, en la mayoría de casos.

Del total de suicidios del pasado año, se estima que el 70 por ciento eran hombres que estaban en trámites de separación, según la Asociación Catalana de Padres Separados (ACAPASE), que estudia llevar a los tribunales a la ministra de Sanidad, Leire Pajín.

El Instituto Nacional de Estadística elude mencionar la palabra “suicidio” y habla en cambio de “fallecimientos por causas externas”, englobando en ellos tanto a los suicidados como a las víctimas de accidentes de tráfico. El propio ministro del Interior presentó hoy los datos de siniestralidad en las carreteras españolas en 2010, que se saldó con 1.730 muertos, 173 menos que en 2009. En ningún momento de su intervención habló del suicidio como la primera causa de mortalidad en España. “Es un año alentador, aunque hay 1.730 razones para seguir trabajando”, aseguró el ministro. De las otras 12.765 razones, ni mu.
¿Por qué se pretende diluir un hecho tan deramático como el suicidio en otra estadística de signo bien distinto? Probablemente por la percepción de culpa y la mala conciencia de los legisladores. Saben que sin esas normas contrarias a la dignidad elemental de los varones españoles, la mayoría de ellos no habrían optado por una salida tan extrema como la del suicidio.
Esto es lo que dice el INE sobre el asunto: “Los fallecimientos por causas externas (accidentes de tráfico y suicidio) fueron más frecuentes en los varones”. Y ahí se acaba cualquier análisis. Es decir, que los propósitos de enmienda seguirán siendo nuños y, por consiguiente, la cifra de suicidios seguirá aumentando inevitablemente.
“Es muy difícil saber los datos exactos de hombres asesinados y que se suicidan. Todos sabemos que las feministas radicales niegan todos estos datos, presionan para su censura, y los políticos los publican con cuentagotas. Las causas de estos suicidios, así como los posibles rumores sobre indultos que piden las feministas radicales para las madres asesinas, lo dejo para los comentarios de los lectores”, señala José Flores, portavoz de ACAPASE.

Cien mil hombres pasan al menos una noche en el calabozo cada año por denuncias de género, en muchos casos falsas

Felipe Pérez del Valle/Colaboración.- Se cumple el quinto aniversario de la entrada en vigor de las medidas penales de la Ley de Violencia de Género (junio 2005, junio 2010) y ya contamos con suficientes datos estadísticos para analizar sus efectos jurídicos y lo que no se cuenta de la misma.

Desde la perspectiva de la mujer, se ha pretendido que dicha Ley sea la panacea de todos sus males y para ello no se han escatimado medios a su favor, promulgándose una prolija normativa como desarrollo de la misma, sin comparación en Europa, aunque España sea el octavo país de Europa por el número de casos de muertes de mujeres y a pesar de que la tercera parte de las víctimas y de los imputados sean extranjeros.
Para el hombre, en cambio, ha sido totalmente perjudicial, a pesar de que también los hombres son víctimas de sus parejas y exparejas, en menor medida, es cierto, pero ¿dónde se pone el límite para una ley similar a favo r de los hombres? Según los datos nacionales sobre cifras mortales en violencia doméstica y de género, el número de hombres asesinados y el porcentaje sobre el total de hombres-mujeres ha sido el siguiente desde 2001 hasta 2005:
Desde su entrada en vigor el 29 de junio de 2005 hasta el 31 de diciembre de 2009, es decir, cuatro años y medio, se han registrado 823.580 procedimientos penales en los Juzgados de Violencia de Género contra los hombres, lo que ha supuesto que un 4,34% de la población varonil española mayor de 18 años ha sido objeto de un procedimiento penal por violencia de género.
Más de la mitad de esos 823.580 hombres han pasado por una dependencia policial como detenidos y de esta mitad la mayor parte de ellos una noche en un calabozo horrible; curiosamente no existen datos estadísticos a este respecto, quizás porque asustaría el comprobar un número tan elevado.
Además, a consecuencia de estos procedimientos penales se adoptaron en ese periodo de tiempo 315.947 medidas cautelares de naturaleza penal contra los hombres, entre ellas 13.671 privativas de libertad y en 168.184 casos la denominada antiguamente «pena de destierro» (27.691 salidas de domicilio; 140.493 alejamientos). Aprovechando esos 823.580 procedimientos penales, las medidas cautelares de naturaleza civil adoptadas en perjuicio del hombre fueron 94.416: en 28.500 supuestos se atribuyó la vivienda a la mujer; se dictaron 15.553 suspensiones del régimen de visitas, de la patria potestad y guarda y custodia. Lo que es perjuicio para el hombre resulta beneficio para la mujer.
En ese dato de más de 800.000 procedimientos penales se oculta siempre en los medios de información y en los innumerables organismos públicos que se han creado ex profeso para luchar contra una parte de la violencia, la que afecta a la mujer, que cerca de la tercera parte de los hombres no son condenados, y a los cuales, en materia penal, no se les compensa, indemniza o se les pide perdón por sus padecimientos derivados de la detención policial, estancia en un calabozo policial, sometimiento a un procedimiento penal e incluso prisión; y en el ámbito civil, no pueden recuperar el tiempo que les privaron de estar con sus hijos, con sus amigos, en su domicilio, y por supuesto no se hace la misma publicidad de su absolución que de su detención, y ni siquiera se procede a la cancelación automática de sus antecedentes policiales y de su reseña policial tras el sobreseimiento o sentencia absolutoria.
Así, el número de sobreseimientos y sentencias absolutorias, es decir, de hombres que a pesar de haber sufrido un procedimiento penal no son condenados ha sido de 251.251 casos, o el 30,50%.
Debe destacarse el número tan elevado de sobreseimientos o supuestos en los que ni siquiera el hombre llega a juicio (167.717) y que cerca de la mitad de los hombres que celebraron juicio en los Juzgados de lo Penal, donde se enjuician el mayor número de casos por delitos, fueron absueltos (48.299 sobre 103.697 sentencias dictadas, es decir, el 46,57%). De estos hombres nada se dice.
Con los datos de sobreseimientos existentes habría que hablar de denuncias falsas y de denuncias interesadas por los beneficios que aporta la Ley a las denunciantes, sobre las que los medios informativos y gubernamentales se niegan a mencionarlas. Hay denuncias falsas en materia de violencia de género, pero no sabemos su número porque no se quiere llevar una estadística de las mismas (una parte de los sobreseimientos serían denuncias falsas) y porque cuando existe una condena, el delito es independiente de la materia de violencia de género, no pudiendo encuadrase entre sus numerosas estadísticas.
En cuanto al procedimiento judicial, con esta Ley se mantienen las prisas en el enjuiciamiento a través el juicio rápido en una jurisdicción especial creada ex profeso (los Juzgados de Violencia sobre la Mujer), compaginando los ámbitos civil y penal, medidas de protección y cautelares, para ser ejecutadas con carácter de urgencia. De hecho, la tercera parte de los asuntos penales tramitados lo han sido como diligencias urgentes de juicio rápido, sin tiempo para una adecuada defensa, como se ha denunciado continuamente por la Abogacía.
Otras consecuencias negativas derivadas de la Ley de Violencia de Género para el hombre afectan al condenado por maltrato: la suspensión de la pena privativa de libertad está sometida a unas condiciones superiores; la sustitución de la prisión solamente puede ser por trabajos en beneficio de la comunidad; el cumplimiento está sometido a unas prohibiciones específicas; y a todo ello hay que sumar la realización de los llamados programas de reeducación pues en caso de negarse irá a la cárcel. Por otra parte, el hombre maltratador nunca se ha visto favorecido por el indulto.
En definitiva, se discrimina al hombre antes (se le persigue solamente a él y no a la mujer), durante (con procedimientos judiciales que aminoran las posibilidades de defensa) y después de la sentencia (al obligarle a cumplir medidas solamente previstas para él).
Ciertamente no se aplica para nada la Ley de Violencia de Género a favor del hombre. No se tiene en cuenta lo dispuesto en el artículo 1-1 de la misma: «La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido -¦». Tampoco lo que se dice en su exposición de motivos: «Se trata de una violencia que se dirige contra las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión». Y que decir tiene que ni siquiera lo que se menciona en el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención: «el propio sistema judicial ejerce una función de prevención general que a partir del mandato que el artículo 9-2 de la Constitución hace a todos los poderes públicos, debe abarcar todos aquellos ilícitos en los que se sostiene la desigualdad entre hombres y mujeres».
Estas buenas palabras no pueden ocultar una cruda realidad: que se denuncia muy a la ligera y se condena como si fuera violencia de género hechos que nada tienen que ver con situaciones de desigualdad o discriminación, o relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres. Ahora, gracias a esa Ley, más bien es al contrario, el poder está en manos de la mujer, siendo conocida en los medios jurídicos la expresión utilizada de «o me das-¦ o te denuncio por violencia de género».
Ha llegado el momento de derogar los efectos penales de esta Ley para evitar que, con la misma, se siga sometiendo injustamente a procedimiento judicial y al padecimiento de medidas cautelares restrictivas de derechos, al mayor número de hombres inocentes de toda la historia de la codificación penal española.

*Abogado del I.C.A. de León. Consejero de Defensa de la Corte Penal Internacional

Un padre cumple condena al acusarle falsamente su hija de abusos que había cometido la pareja de su ex mujer

Acusado, enjuiciado y encarcelado por abusar sexualmente de su hija de seis años cuando en realidad era inocente. Parece el argumento de una película pero es una historia real que sucedió hace 13 años y que marcó para siempre a una familia. Después de seis meses de investigación, el programa El món a Rac1 ha reunido en el estudio a tres de los protagonistas de un suceso que se remonta entre los años 1997 y 1998 cuando Silvia, una niña de apenas seis años, le explicó a su madre que su padre abusaba de ella. La pequeña, cuyos padres estaban separados, efectivamente había sufrido abusos, pero el agresor había sido la entonces pareja de su madre. Explica que fue manipulada por el verdadero agresor y la falta de comunicación entre los padres (Jordi y Rosa Maria) derivó en años de sufrimiento.

El “calvario” empezó para Jordi cuando recibió la denuncia por presuntos abusos sexuales a su propia hija. Inmediatamente se le impidió mantener ningún contacto con la pequeña y tres años y medio más tarde la Audiencia Provincial de Barcelona juzgó los hechos. Aunque a Jordi se le hicieron dos perfiles psiquiátricos que evidenciaban que no cumplía con los parámetros de agresor sexual, fue condenado. Apeló la sentencia y volvió a perder. Es entonces cuando decidió ingresar voluntariamente en la cárcel. Can Brians se convirtió en su casa. Y asegura que siempre creyó que había sido su ex mujer la que había “maquinado” la historia.
La verdad, según han explicado, es que madre e hija fueron manipuladas por la pareja de la primera. Silvia, que ahora tiene 18 años, ha contado que su presunto verdadero agresor la “obligó” a decir que era su padre el que abusaba de ella y que solo se atrevió a contarle a su madre la verdad cuando ésta y su supuesto abusador se separaron. Pero la madre no le creyó: interpretó que la niña acusaba a aquel hombre para apoyarla ya que la separación había sido difícil.
Reencuentro a través de facebook
Años después Jordi intentó contactar a través de facebook con su hija y a raíz de ese mensaje Silvia le volvió a explicar a su madre quién fue realmente el abusador. Tras el sobresalto de la madre al conocer la historia real, padre, madre e hija pactaron una cita que fue “tensa” pero que sirvió para el “perdón mutuo” porque “los tres somos víctimas”, ha recordado la madre.
Jordi ha presentado una querella contra “el culpable que me quitó a mi hija, siete años y casi mi vida”. También pide una compensación económica por una sentencia que lo señaló injustamente.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Evita 11 años de cárcel porque su novia inventó una violación

Esta misma semana se conoció que una mujer denunció falsamente a su novio. La narración preparada por quien se hacía pasar por víctima fue estremecedora: fue golpeada con toallas mojadas. Según ella, la brutalidad del ataque la dejó inconsciente. Finalmente, la Justicia determinó que todo se lo había inventado. Ahora, sale a relucir una sentencia que absuelve a un joven que había sido acusado falsamente por su compañera de violación. El alto tribunal lucense le compensa la incómoda situación de verse en un banquillo haciendo frente a una petición del fiscal de once años de cárcel.


De acuerdo con la acusación efectuada porel acusador, los hechos sucedieron en la tarde del 24 de septiembre de 2008. La presunta víctima se encontraba sola en su domicilio con su novio, con el que llevaba dos meses de relación. Tras la cena, él le propuso mantener relaciones sexuales; sin embargo, ella se negó porque su madre le había pedido que estuviera en casa antes de las ocho de la tarde.

Ante la negativa de la novia, el acusado cerró la puerta de la habitación por dentro, la amarró encima de la cama, la sujetó fuertemente por los hombros, la despojó de parte de sus ropas y la agredió sexualmente a pesar de la oposición de la víctima.

Esa era la acusación del ministerio público. Sin embargo, la Audiencia, en la sentencia, establece que tal versión es completamente falsa y absuelve al imputado.

El ponente no se anda por las ramas a la hora de enjuiciar la actitud mantenida por la que se proclamaba víctima de los hechos. «Sus declaraciones -recoge la sentencia- adolecieron de la necesaria verosimilitud y persistencia en la incriminación». Los datos periféricos existentes, recoge el fallo, llevan «a la aparición de muy serias dudas acerca de lo realmente ocurrido».

Asegura la sentencia que no puede corroborarse que hubiese forzamiento por parte del acusado a la presunta víctima. Hubo testigos que ni tan siquiera recordaban que los dos estuvieran juntos la noche en que ocurrieron los hechos. Tampoco escucharon gritos o ruidos procedentes de alguna de las habitaciones del piso.

Recuerda el ponente que la presunta víctima, revisada horas después de denunciar lo ocurrido, no presentaba lesión alguna externa y tampoco fue apreciada ninguna erosión, a pesar de que ella declaró que el acusado la había agarrado fuertemente por los brazos.

Destaca también la sentencia que la acusada, en el transcurso de su declaración el día del juicio, mostró un cúmulo de contradicciones muy llamativas. Asimismo, el tribunal detectó ambigüedades, dudas y hasta contradicciones en diversos aspectos.

El ponente asegura que no es posible llegar siquiera a la conclusión de la existencia de relaciones entre la pareja ese día. La denunciante, en ocasiones, dijo que era la primera vez que se acostaba con su novio, y otras dijo que ya lo había hecho otras veces. También señaló en algún momento que primero habían cenado y que después había sido agredida, y en otras ocasiones contó que había sido al revés.

Sus declaraciones, dice la sentencia, resultaron poco firmes, claramente contradictorias y poco persistentes en elementos de su contenido y «huérfanas de la coherencia mínimamente exigible».

El fiscal, además de los once años de cárcel, había pedido que el acusado indemnizase a la víctima con 6.000 euros por daño moral y al Sergas con 475 por la atención a la víctima el día en que ocurrieron los hechos que dieron lugar al juicio.

crónica aumentan las denuncias falsas

http://www.lavozdegalicia.es/lugo/2011/09/04/0003_201109L4C2991.htm


Nueva asociación Avilegen

Los hombres maltratados y los denunciados falsamente no son las únicas víctimas de la injusticia.

A su alrededor, madres, esposas, novias, hijas y todo un universo femenino también sufre la indefensión, la pena y la afrenta pública de verlos presos sin motivo o a punto de caer en depresión —hay un elevado número de suicidios— porque nadie les cree ni apoya, ni socialmente ni desde la Administración.
Ante este panorama un grupo de mujeres que tienen en casa «el calvario de un hombre maltratado» ha creado una asociación que es la única que hay en España y que en los próximos días se presentará en sociedad.
Se llama Avilegen o asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género y tiene como presidenta a Inmaculada Ocaña de Valdivia apoyada por una directiva de madres, hijas y esposas que conocen el problema y que ya está recibiendo no pocos correos y cartas de todo el país de hombres que han visto «en este colectivo su salvación».
Aparte de los objetivos por los que se ha creado el colectivo, entre sus actuaciones figuran manifestaciones públicas constantes y reiteradas en apoyo a hombres presos injustamente. Así, ayer por la mañana estuvieron en la puerta de los juzgados de Sevilla y por la noche hicieron otra manifestación en Morón de la Frontera en apoyo a otro encarcelado, «que lleva año y medio preso y le ha caído 9»
Dice la presidenta de Avilegen que hoy día «pesa más la palabra de una mujer que la de un hombre» y relata que ella también sufre por su actual pareja que está siendo víctima su ex mujer.
«Y eso que es un marido, ¿qué no será la madre que ve a su hijo en esta situación?», apostilla apelando a la conciencia de las mujeres con hijos varones.
Denuncia al Estado Promoverán una denuncia contra España en Estrasburgo por el maltrato de la Ley de Violencia de Género Todo ello es un botón de muestra de la sensibilización de este colectivo que parte hacia una meta con unos obejtivos claros entre los que se encuentra informar a la sociedad mediante charlas, cursos, jornadas y reuniones de los efectos perversos de la Ley de Violencia de Género, apoyar a los presos víctimas de la normativa que no hayan sido imputados por maltrato habitual y delito de sangre, así como a su familia, utilizando todos los medios legales para su puesta en libertad.
También muestra su adhesión a cualquier persona, entidad o institución que grite la verdad, «como es el caso del juez Serrano o la jueza Sanahuja».

De oficio
Además, quiere exigir a las administraciones públicas, en su respectivo ámbito de competencias, especialmente a los Juzgados de Violencia de Género, Juzgado de Instrucción y Juzgado de lo Penal, que cumplan escrupulosamente con su obligación de filtrar los casos de denuncias falsas, actuando de oficio contra aquellas personas que las interponga y promover la revisión de los casos en que exista duda razonable, así como la derogación de la Ley de Violencia de Género.
Por otra parte, no escatimará esfuerzos en denunciar los casos de adoctrinamiento en la educación de menores y en sensibiilzar a la sociedad de la necesidad de condenar cualquier tipo de violencia o malos tratos físico y psíquicos hacia mujeres, hombres, ancianos y niños, tanto en el ámbito familiar como en el ámbito externo.
Promover una denuncia colectiva contra el estado español en Estrasburgo por el maltrato institucional que provoca la Ley de Violencia de Género, es otra de las metas de Avilegen que no dudará en personarse en las actuaciones penales o civiles que se sigan contra las víctimas de dicha norma.
A ello añade la presidenta de la asociación que lucharán por las peticiones de indultos, cuando estimen que sea de justicia.
Avilegen aún no tiene sede fija pero la asociación dará en breve la dirección y el número de teléfono para las personas que quieran ponerse en contacto con la entidad.
Ocaña de Valdivia anuncia que se asignará vocalías, secciones, departamentos de asesoramiento, de información y servicio ya sean internos o externos, en la medida en que seas necesarios para su funcionamiento.


fuente: abcsevilla


Directorio de partidos

http://socvot.dario.im/partidos

No al ocultismo

https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0B3AC-CbsYGwbYTM5YmMwZWQtMDNkNC00YjUzLWJiMzctZmI1NmYwYzE1ZDc0&hl=en_US

No a la desigualdad ante la ley , BASTA!

https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=explorer&chrome=t...rue&srcid=0B3AC-CbsYGwbZmY1OWJhODEtMWU1Ny00NTk3LTg4ZDUtMzczMDUwNTU5MzBl&hl=en_US&pli=1

lunes, 11 de julio de 2011

A propósito de los Equipos Técnicos Psicosociales adscritos a los Juzgados de Familia:

La Memoria Anual del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura referida al año 2.010, publicada el día 5 de julio, incluye entre otras conclusiones que hace falta aumentar la plantilla de los Equipos Técnicos Psicosociales, especialmente los adscritos a los juzgados de familia (También los hay adscritos a los Juzgados de Violencia sobre la mujer…) Esos equipos están integrados por un psicólogo y un trabajador social (generalmente “psicóloga y trabajadora social”) y según el TSJEx, es necesario contratar a más personal para «evitar demoras en la emisión de sus informes». En este punto, el documento incluye una apostilla: «Dicha petición -se puede leer- ya se incluía en las memorias de los años 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008 y 2009».
Bien, hablemos de los Equipos Técnicos Psicosociales, parte importante en la práctica sistemática de los juzgados, de expulsar a los padres de la vida cotidiana de los hijos: Los Equipos Técnicos Psicosociales adscritos a los Juzgados de Familia son ilegales, sí han leído bien. Pese a que se recurra a ellos diariamente, no existe en el ordenamiento jurídico, regulación alguna de estos servicios.
Esa ausencia de regulación específica de los equipos técnicos psicosociales se puso de manifiesto en las comparecencias que tuvieron lugar en el Congreso de los Diputados, en relación con las propuestas para la modificación de la Ley Orgánica 6/1985, del Poder Judicial, para proceder a la creación de una Jurisdicción especial de Familia. Representando a la Asociación Española de Abogados de familia, el Sr. Zarraluqui Sánchez-Exnarriaga, deja bastante claro el problema de la no regulación de los equipos técnicos psicosociales (Boletín número 391 de 18 de octubre del 2005 del Congreso de los Diputados), cuando afirma sin tapujos que: "Aquí viene uno de los estupores que produce el estudio de las leyes en materia familiar y es el que todos ustedes han mencionado, el Equipo Psicosocial.
El Equipo Psicosocial no está en la ley, no existe. Todo lo que podemos plantear como similitud, por ejemplo, es con el forense en el ámbito penal. El forense está regulado y tiene su posición clarísima. El Equipo Psicosocial es un funcionario fantasma del Ministerio de Justicia, que lo hay -se dice- adscrito a un juzgado u otro, pero que ni en la Ley Orgánica ni en la ley procesal está. En el Código Civil se habla de especialistas, en la última reforma se habla de especialistas informados, hablamos de recurrir a unos ciudadanos que unas veces se les llama peritos, que parece que es una prueba pericial, pero que tiene una característica propia que no está regulada en ningún sitio. Antes de que empecemos a hablar de su adscripción territorial que es lo que usted propone, tendríamos que crearlos, tendríamos que inventarlos y darles una cabida en la ley porque hacen un papel fundamental."
En la misma dirección están las advertencias y recomendaciones, recogidas en las conclusiones de las jornadas organizadas por el CGPJ y la Asociación de Abogados de Familia, dentro del "Seminario "Encuentro de Jueces y Abogados de Familia: Incidencia de la Ley de Enjuiciamiento Civil en los procesos de familia", 17, 18 y 19 de noviembre de 2003, coordinado por el Magistrado D. José Luís Utrera Gutiérrez. Son inequívocas al alertar de la inexistencia de marco jurídico regulador:
"Se insiste en la necesidad de dotar a los Equipos Técnicos adscritos a los Juzgados de Familia de un marco jurídico que los regule en especial en cuanto su composición y funciones buscando una mayor calidad de los servicios que prestan". Y es que no se puede olvidar que el artículo 1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil es rotundo en cuanto a la aplicación del principio de legalidad en el ámbito procesal y es unánime la opinión de que la costumbre no es fuente del Derecho Procesal. Únicamente es fuente de tal disciplina la Ley. En efecto el artículo 1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dice claramente: "Principio de legalidad procesal. En los procesos civiles, los tribunales y quienes ante ellos acudan e intervengan deberán actuar con arreglo a lo dispuesto en esta Ley."
Pues bien, dicha garantía no se cumple en el caso de los equipos psicosociales.
Y respecto a la parte más vulnerable, los menores, se incumple flagrantemente la Convención sobre los Derechos del Niño adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989. Artículo 3 (a la cual está adherido el Reino de España, no se olvide):
1. En todas las medidas concernientes a los niños, que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño.
2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.
3. Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así como en relación con la existencia de una supervisión adecuada.
Nadie controla la actuación de estos equipos. De hecho, se están emitiendo dictámenes por parte de los Equipos Psicosociales sin estar sus integrantes colegiados; dejando a los ciudadanos indefensos ante la arbitrariedad de la Administración , en un ámbito en el que la integridad moral de los menores está en juego, en contra del criterio del Tribunal Constitucional (Ver, entre otras, STC 8/2005, de 17 de enero de 2005)
La legislación vigente determina que la persona que elabore un dictamen "pericial" tenga un conocimiento o cualificación especializada en una determinada ciencia, arte o práctica. Cuando la designación es judicial, el artículo 340 de al Ley de Enjuiciamiento Civil indica que se ha de garantizar que el perito resultante se ajuste a esta exigencia, primordial para el buen éxito de la pericia.
Nos encontramos, pues, ante un fraude procesal dado que sólo podrá tener consideración de prueba pericial aquel dictamen de especialista amparado por los requisitos establecidos en la ley. Diariamente en las sentencias en las que se dirimen disputas por la custodia de menores, los jueces intervinientes hacen especial referencia a la prueba pericial practicada por el E.T.P. para fundamentar las mismas, y es claro que el informe del E.T.P. es absolutamente determinante del "fallo" de las mismas (tanto en los Juzgados de Primera Instancia como en la Audiencia Provincial ) dado que el informe de estos Equipos Psicosociales son considerados de "facto" como "prueba pericial" o "informe pericial" y las trabajadoras integrantes del mismo son consideradas "peritos", cuando, en realidad, no existe prueba pericial practicada conforme establece la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Hablemos también del ámbito y de los límites del dictamen de los especialistas: Cuando se habla de dictamen de "especialistas debidamente cualificados" en los contenciosos de familia, el artículo 92 del Código Civil es claro al circunscribir la especialidad y por lo tanto el conocimiento científico exigible, a lo relativo a "la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los menores". Es decir que el objeto de la pericia pretendida por el juez debería circunscribirse a este tipo de dictámenes de los que el profesional con base en su titulación, conocimientos adquiridos y experiencia profesional debería dar una respuesta que sirviera al juez para fundamentar su ulterior resolución.
Para proveer de este servicio, debemos entender que se está considerando por parte de los juzgados, que la profesión cuyo conocimiento científico indubitable podría dar respuesta a cuestiones relativas a "la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los menores" es la Psicología. Con esta decisión evidentemente, se excluye a otras profesiones entendiendo que la Psicología ha de dar respuesta a lo que se pretende dilucidar mediante la pericia solicitada por la Juez , al amparo del artículo 92 del CC es decir sobre la "idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los menores".
Pues bien, la Psicología no puede dar respuesta a la idoneidad parental, teniendo en cuenta que no existen criterios de idoneidad parental, el patrón de idoneidad parental salvo en los casos de patologías severas inhabilitantes es inexistente o habrá tantos patrones como padres y madres existan. Se trata por lo tanto de pedir opinión, de solicitar un "informe técnico" con puesta en escena de prueba pericial, a unos profesionales, cuya especialidad y titulación nada tiene que decir respecto a la idoneidad parental. Es más, se ha dado el caso de que los propios psicólogos de los equipos adscritos a los juzgados de familia de Madrid así lo han reconocido, aseverando de forma tajante, sin tapujos, que para determinar la idoneidad parental NO EXISTEN HERRAMIENTAS DE ANALISIS O DIAGNOSTICO.
A la situación de ilegalidad de estos Equipos Técnicos Psicosociales, suficientemente acreditada a lo largo del presente escrito, hay que añadir una escenografía en la que con evidente fraude de ley, viene actuando un cuerpo de profesionales psicólogos y trabajadores sociales, a los que se les pide que informen principalmente, aunque no en exclusiva acerca de "la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los menores". Excluyéndose a otros colectivos de profesiones sanitarias por ejemplo los psiquiatras, que en definitiva son los únicos que pueden por capacitación profesional y titulación, establecer las causas inhabilitantes a la capacidad de obrar de las personas: patologías, enfermedades mentales, etc.
Independientemente de que la colegiación en el Colegio Oficial de Psicólogos sea o no preceptiva, lo que sí es taxativo es que el ejercicio de la actividad de psicólogo está regulado por las normas del Colegio Oficial de Psicólogos de Extremadura.
La intervención de peritos judiciales en un proceso judicial, según indican los servicios de Atención al Ciudadano del CGPJ, ha de ser en conformidad con lo dispuesto en al Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 de 7 de enero, Sección Quinta, Del dictamen de Peritos, artículos 335 y siguientes. En concreto el artículo 341 de la LECdice:
Artículo 341. Procedimiento para la designación judicial de perito.

1. En el mes de enero de cada año se interesará de los distintos Colegios profesionales o, en su defecto, de entidades análogas, así como de las Academias e instituciones culturales y científicas a que se refiere el apartado segundo del artículo anterior el envío de una lista de colegiados o asociados dispuestos a actuar como peritos. La primera designación de cada lista se efectuará por sorteo realizado en presencia del Secretario Judicial, y a partir de ella se efectuarán las siguientes designaciones por orden correlativo .
2. La designación pericial tiene que estar avalada por la preselección de los profesionales por parte del Colegio Profesional correspondiente y nunca por parte de una administración pública o de cualquier otra clase; independientemente de que ésta tenga en su plantilla profesionales de la psicología o de trabajo social, o que haya firmado un convenio de prestación de servicio con la Administración de Justicia.
Si como tengo entendido, las integrantes del "ETP" carecen de la condición de funcionarias, y son "personal laboral contratado", y no está avalada su designación por el Ilustre Colegio Oficial de Psicólogos, se está privando a los ciudadanos de las debidas garantías en sus procesos de divorcio, siendo especialmente grave cuando hay menores implicados.
Esta falta de vigilancia y de regulación, explicaría el hecho de que en la práctica de las psicosociales, y a diferencia de lo que ocurre en cualquier vista, no quede reflejo documental alguno de lo allí dicho, y que no se de copia alguna de las pruebas realizadas, dejando a los ciudadanos, en contra del criterio del Tribunal Constitucional, indefensos (Ver, entre otras, STC 8/2005, de 17 de enero de 2005) ante la arbitrariedad de la Administración , en un ámbito en el que la integridad moral de los menores está en juego.
Una consecuencia directa de lo aquí dicho es la falta de protocolo alguno que regule-protocolice la actuación de estas personas y permita tratar con el máximo rigor este tipo de pruebas; hasta el punto de que para estos equipos no existe algo tan elemental como la existencia de un acta, donde consten las manifestaciones o la simple grabación de las pruebas, que se puede encontrar en cualquier ámbito de la administración mínimamente organizado en un país no ya moderno, sino civilizado, dejando a menores y ciudadanos absolutamente indefensos ante cualquier Arbitrariedad que pudiera sufrirse, en contra de la doctrina del TC, dándole además, de forma inexplicable el rango de prueba pericial, siendo así máximo el impacto y las consecuencias de cualquier arbitrariedad de estos equipos.
En fin, ya no los canso más...

Carlos Aurelio Caldito Aunión.
http://blogs.hoy.es/masculino-en-positivo/2011/7/10/a-proposito-los-equipos-tecnicos-psicosociales-adscritos-a

sábado, 18 de junio de 2011

Asociación pro custodia compartida lleva a Estrasburgo las leyes españolas contra la violencia de género

La Unión Estatal de Federaciones y Asociaciones por la custodia compartida (UEFACC) ha presentado una demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo contra la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y "todas las leyes autonómicas del Estado español en la materia", al entender que este tipo de legislaciones "vulneran el Convenio Europeo de Derechos Humanos".

A juicio de los demandantes, estas leyes, "bajo la actitud aparentemente neutra de promover la igualdad" han generado "desigualdad y conflicto donde antes no lo había" y han provocado "trágicas consecuencias" así como han consagrado "un lucrativo negocio en favor de determinados intereses ideológicos", desviando así el poder del Estado.
El texto de la demanda expone en cuatro puntos las "violaciones" que, aseguran, se han producido en España del Convenio Europeo de Derechos Humanos y citan entre ellas, la "falta de independencia e imparcialidad del Tribunal Constitucional" como una "violación
del artículo 6.1." del citado acuerdo, relativo al derecho de los ciudadanos a que su causa sea observada por un organismo judicial independiente.
Los demandantes consideran, además, que con estas legislaciones "se promueve así el fraude de derecho con afrenta grave al concepto de igualdad, con un desproporcionado coste social consistente en vidas humanas destruidas (asesinatos y suicidios), niños separados cruelmente de sus padres y resto de familiares, provocando finalmente, la supresión del goce de los más elementales derechos fundamentales que protege el Convenio".

El documento registrado en Estrasburgo argumenta que en España se ha "implantado" una ideología "respecto a la maldad innata de los hombres y la fragilidad de las mujeres" tanto en el poder ejecutivo, como en el legislativo y en el judicial, "a nivel civil de asociaciones, federaciones y 'lobbies' feministas" --desgrama el presupuesto de algunas organizaciones--, y en los medios de comunicación.

Por todo ello, solicitan que se declaren contrarias al Convenio de Derechos Humanos y a sus protocolos y se suspenda la ejecución de la Ley Orgánica contra la violencia de género y las leyes dedicadas a este fin en Andalucía, Galicia, Aragón, Cantabria, Cataluña, Murcia, Canarias, Madrid y Castilla y León.

http://www.europapress.es/epsocial/noticia-asociacion-pro-custodia-compartida-lleva-estrasburgo-leyes-espanolas-contra-violencia-genero-20110609142422.html

El fiscal jefe impulsará la custodia compartida en Euskadi

Las rupturas de parejas con hijos son más traumáticas cuando no hay acuerdo entre las partes a la hora de determinar quién se quedará con los menores. Desde hace años, asociaciones e instituciones apuestan por el fomento de la custodia compartida, una fórmula que solo se aplica actualmente en el 8,6% de los procesos de separación. Este mismo año, el Parlamento vasco aprobó una proposición no de ley en la que da su apoyo a esta figura, e incluso ayuntamientos y diputaciones se alinean en el mismo sentido. Ayer fue el fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, quien se comprometió con esta fórmula. «En lo que está en mi mano vamos a impulsar este tema, que yo creo que tiene mucha importancia», señaló. Eso sí, siembre dentro «de los límites que establece el Código Civil».


Calparsoro se pronunció en este sentido durante la presentación del informe anual del Ararteko en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, donde también mostró su interés por impulsar la mediación. A su juicio, hay que «desjudicializar en la medida de los posible los asuntos, porque cuanto menos se recurra a los juzgados, mejor».

Aunque el fiscal admite que los tribunales «tienen que existir, hay que impulsar la justicia restaurativa en todos los campos, especialmente en el penal». De ese modo, se evitará recurrir con tanta frecuencia a los juzgados «en la medida en que la sociedad sea más capaz de resolver, mediante otras instancias menos costosas y más conciliadoras, los conflictos que puedan producirse», argumentó.

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20110527/pvasco-espana/fiscal-jefe-impulsara-custodia-20110527.html

Piden más mediación para lograr custodias compartidas

El 95% de las sentencias tras un divorcio deja a los niños a cargo de sus madres. Pero en Galicia la situación podría cambiar. La Xunta estudia incorporar la custodia compartida como opción preferente en caso de ruptura matrimonial. El cambio podría llegar a través de la reforma de la Lei de Dereito Civil de Galicia, pero antes la Consellería de Presidencia ha decidido escuchar a expertos e implicados en el asunto. Ayer el conselleiro Alfonso Rueda recibió las propuestas de la Asociación Custodia Compartida en Galicia Xa! (CCGX) que, entre otras cuestiones, piden incrementar la mediación familiar en los divorcios.

"La custodia compartida ofrece estabilidad emocional al menor", explica Jesús Orois, presidente de la asociación. Según asegura, diversos estudios psicológicos que han trasladado a la Xunta demuestran que los hijos desarrollan una menor sensación de pérdida y de culpa ante un divorcio si se relacionan de forma habitual y continuada con ambos progenitores. "No existen niños maleta, porque tienen dos casas con enseres propios en cada una de ellas", recalca Orois.
Custodia Compartida en Galicia Xa! entregó ayer al conselleiro un documento en el que recogen sus propuestas para el proyecto de ley que prepara la Xunta. "Se trata de un documento que apuesta de forma decidida por la defensa de los intereses de los menores, preservando que puedan vivir en igualdad de condiciones con sus dos progenitores", informó la asociación en un comunicado. CCGX considera que debería incrementarse la mediación familiar para acercar las posturas de los padres que han decidido separarse. "Creemos que debería ser obligatoria intrajudicialmente cuando hay menores", explica Orois. Actualmente el servicio funciona sólo cuando ambas partes lo solicitan, pero la asociación cree que es fundamental la intervención de una tercera persona que ayude a las partes a entenderse.
Los representantes de CCGX también explicaron al conselleiro que llevan recogidas un total de 14.000 firmas en sólo tres meses a favor de que los hijos vivan con el padre y con la madre. Consideran que este respaldo muestra de forma "inequívoca la sensibilidad que existe en el seno de la sociedad gallega respecto de una situación en la que solo hay una víctima, los menores, a quien es necesario proteger ofreciéndoles una relación de normalidad con el padre y con la madre". Además de la recogida de firmas, la asociación está trabajando en una campaña para impulsar en los ayuntamientos mociones a favor de la custodia compartida.
Desde CCGX se insta a los legisladores gallegos a seguir el ejemplo de comunidades como Aragón y Valencia, donde ya han articulado en su derecho autonómico la opción de custodia compartida como prioritaria en caso de divorcio, separación o nulidad.
Desde 2005, el Código Civil español ya reconoce la custodia compartida como opción preferente. Sin embargo, en la práctica el juez sólo las ordena previo acuerdo de ambos progenitores, y el acuerdo no es posible en la mitad de los divorcios. "Cada día que pasa sin aprobar una ley por custodia compartida propia de Galicia se perjudica a miles de niños, así como a sus padres, madres y familias extensas", indican desde CCGX.

Jesús Orois, Presidente de custodia compartida en Galicia Xa!
"La custodia compartida da estabilidad emocional al menor. No existen niños maleta porque tienen dos casas con enseres propios en cada una de ellas"


http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/piden-mediacion-lograr-custodias-compartidas/idEdicion-2011-06-15/idNoticia-678938/

"Los niños necesitan tanto la figura materna como la paterna"

Uno de los momentos más estresantes en la vida de los seres humanos son las separaciones de pareja. Asumir el "fracaso" de la sociedad conyugal y optar por tomar caminos separados significa un trance que además trae consigo el reparto de bienes materiales y la disolución del proyecto en común. Pero el panorama realmente se dificulta más si hay hijos de por medio, a menudo utilizados como trofeos de guerra cuando el odio le gana a la razón.

La escritora Silvia Laforet es una defensora de la figura de la custodia compartida de los hijos, a tal punto que acaba de publicar el libro "Amores compartidos. La experiencia directa de la custodia compartida", un trabajo con el que milita a favor de su postura. "Hace 5 años que tengo la custodia compartida de mis hijos, y como soy escritora sentí la necesidad de escribir sobre el tema pero esperé dos o tres años para ver la experiencia desde adentro de verdad. Quería ser objetiva", asevera.
El primer impulso de escribir algo así fue, amplía, porque a ella misma le hizo falta en su momento y no lo encontró: "Yo busqué e intenté leer y lo que encontraba no era un testimonio directo, no era algo que me acompañara, que me ayudara en un momento en el que no sabes qué hacer ni cómo. Hay mucha información sobre temas de legislación al respecto, pero nadie había recogido experiencias personales".
Como hay una tradición grande de custodia monoparental materna, "que en su tiempo fue necesaria, se sigue manteniendo sin darse cuenta que la sociedad ha cambiado". "Los hombres quieren ejercer de padres y las mujeres de madres, aunque estas ahora trabajen fuera de casa".
PARECIDOS, PERO NO IGUALES
Si bien los roles se han fusionado en cuanto a responsabilidades en los últimos años, lo importante de la custodia compartida es reconocer que el niño necesita la figura de la madre tanto como la del padre. " Ahora los padres quieren estar presentes, quieren cumplir con su deber además, que es un derecho del niño", explica Laforet.
"Si los padres desde que el niño nace tienen la guardia y la custodia compartida, porque la pareja se separe no hay ninguna razón por la cual uno de los dos tenga que desaparecer de la vida del niño. Eso para ellos es terrible, nunca superan esa sensación de abandono, por mucho que el padre cumpla sus visitas e intente verle".
Es que por delante, y como objetivo principal, siempre debería estar el bien emocional del menor: "Nunca se va a otorgar la custodia compartida si hay motivos como para determinar que eso sea malo para el chico. Es sentido común, aunque no siempre se aplique en esos momentos conflictivos".
NO ES PREFERENTE
Desde el año 2005, la ley ya contempla la figura de la custodia compartida de los hijos, pero hay experiencias recogidas desde 1986. De cualquier forma, se ha hecho desde antes en la práctica, al ser una decisión interna.
-Afirmas que actualmente el 90 por ciento de las sentencias en divorcio no adoptan esta figura. ¿Por qué?
-En este momento la ley que hay para todo el territorio nacional contempla la posibilidad de la custodia compartida pero siempre que haya un acuerdo previo entre los padres. No es la forma de custodia preferente, aunque en Aragón y en Valencia sí que lo es. El objetivo del libro es por eso abrir conciencias, cambiar algo, adaptarlo a la nueva sociedad moderna; y por otra parte, con mi experiencia y la de otras personas, incidir en la aplicación práctica de de la custodia, más allá de las leyes y sentencias. A esto hay que vivirlo día a día.


http://www.gentedigital.es/cultura/noticia/596907/los-ninos-necesitan-tanto-la-figura-materna-como-la-paterna/

La nueva Ley de Custodia Compartida de la Comunidad Valenciana

El pasado 5 de abril de 2011 se publicó en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana la Ley 5/2011, de 1 de abril, de la Generalitat, de Relaciones Familiares de los hijos e hijas cuyos progenitores no conviven, que entró en vigor un mes después.


Esta ley se aparta de la regulación de nuestro Código Civil no sólo en lo que a la atribución de la custodia de los hijos se refiere sino también en la de la vivienda familiar, rompiendo con la práctica habitual que atribuye, por regla general y salvo excepciones, la custodia de los hijos menores a la madre y, como consecuencia de ello, el uso del domicilio familiar.

Mientras que el Código Civil configura la custodia compartida como excepcional la nueva Ley establece que, a falta de 'Pacto' (Convenio Regulador, según la denominación del Código Civil) entre los progenitores la autoridad judicial decidirá, estableciéndose como regla general la atribución de la custodia de los hijos menores de manera compartida a ambos progenitores y sin ser obstáculo para ello la oposición de uno de los progenitores o las malas relaciones entre ellos.

Para ello, el juez deberá tener en cuenta hasta ocho factores entre los que se encuentran la opinión de los menores (cuando tuvieren suficiente juicio, y en cualquier caso, cuando hayan cumplido 12 años), informes sociales, médicos, psicológicos o de cualquier otra índole, la posibilidad de conciliación de la vida familiar y laboral de los cónyuges, la dedicación pasada a la familia, etc.

Sin embargo, la Ley deja abierta la posibilidad de que la autoridad judicial otorgue la custodia a uno sólo de los progenitores siempre y cuando el interés superior del menor así lo aconseje.

Novedosa es, asimismo, la regulación del uso de la vivienda familiar. Hasta el momento con carácter general correspondía al cónyuge que tenía la custodia de los hijos. A partir de ahora, en el caso de que uno de los esposos fuera titular de otro inmueble -se le atribuya o no la custodia de los menores- el otro cónyuge tendrá preferencia para la atribución del uso del domicilio familiar.

Además, el cónyuge al que se le adjudique la vivienda familiar deberá compensar en todo caso al otro cónyuge, teniendo en consideración las rentas pagadas por alquileres de viviendas similares en la misma zona. La adjudicación tendrá carácter temporal siendo el Juez quien fijará el periodo máximo de dicho uso.

Muchas son las cuestiones que se plantean tras la entrada en vigor de esta ley. Recomendable sin duda lo es, teniendo en consideración siempre el beneficio del menor y el principio de igualdad entre los progenitores. Pero ¿de verdad es posible en la práctica su aplicación?

El ejercicio de la custodia compartida requiere siempre de un necesario entendimiento y predisposición entre los progenitores que en muchas ocasiones, y en el marco de la contienda marital, no existe.

Además supone un doble (o triple) costo para los padres que hará inviable en la práctica este régimen en muchas ocasiones pues ¿cómo articular la custodia compartida? ¿Permaneciendo el menor en el domicilio familiar y teniendo ambos progenitores diferentes domicilios? ¿Cambiando el menor de domicilio de forma constante y manteniendo los progenitores domicilios separados equipados con todo lo que el menor necesita?

En este caso ambos deberán vivir cerca para que el menor pueda acudir al mismo colegio y mantener las mismas actividades, amigos, etc. Además, los menores deberán adaptarse continuamente a cambios y diferentes criterios, horarios y costumbres alterando las rutinas que tan deseables son para los menores.

Asimismo, ambos progenitores deberán disponer de tiempo libre cuando tengan que ocuparse de los menores, teniendo una flexibilidad laboral que -aunque deseable- no siempre es posible.

Respecto a la atribución de la vivienda, también son muchas las cuestiones que se plantean en la práctica. Si bien, a mi juicio, se trata de una regulación acertada en tanto en cuanto destierra la privación total y casi definitiva de la vivienda -sin compensación- que sufrían muchos progenitores, en ocasiones puede producir situaciones injustas.

En la actualidad, con frecuencia uno de los miembros de la pareja sigue renunciando en mayor o menor medida a su carrera profesional, dedicándose al cuidado de los hijos y del hogar familiar. En estos supuestos su desprotección es evidente pues en el mejor de los casos conservará el uso de la vivienda familiar previo pago de una renta de alquiler.

No debo dejar de referirme a la posibilidad que prevé la nueva norma de que se solicite su aplicación en los supuestos ya resueltos; extremo que supondrá sin duda una avalancha de demandas de modificación de medidas en los Juzgados de Familia de la Comunidad que ralentizará aún más la actividad judicial de nuestros tribunales.

Más de 1,2 millones de matrimonios han acudido al divorcio desde que se legalizó, hace ahora 30 años

Abrió la espita a los profundos cambios que ha sufrido la familia española. Van a cumplirse 30 años desde que, el 22 de junio de 1981, el Parlamento aprobaba de nuevo el divorcio, un derecho establecido en la República y que Franco derogó. Atrás quedaban los tiempos del cónyuge para toda la vida, al hilo de la doctrina católica. Desde entonces, más de 1,2 millones de matrimonios se han disuelto y la familia se ha convertido en las familias. Los cambios han vestido de diversidad esta fórmula que se mantiene, con crecientes variaciones, como el modo de vida más frecuente. Uniones de hecho, hogares monoparentales (incluidos los de quienes eligen tener hijos en solitario), familias reconstituidas (nuevas uniones tras las rupturas), formadas por personas del mismo sexo (alcanzaron su derecho al matrimonio en 2005). Un menú variado para un plato basado en la afectividad y la vida compartida.

"Casi nadie se sorprende con las fórmulas distintas de la familia tradicional. Incluso se acepta la maternidad subrogada en parejas del mismo sexo. En 30 años se ha producido un vuelco ideológico plasmado en la realidad legal y en las expectativas de las personas", asegura Gerardo Meil, catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Esa "tolerancia" y esa normalización de las distintas fórmulas familiares se debe en parte a una "reacción contra el franquismo" y en parte a un "proceso de individualización muy fuerte con caída del control social", dice. Para otro experto en los modos de convivencia como Lluís Flaquer, catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Barcelona, la tolerancia siempre estuvo ahí. "Los cambios se producían antes de que las leyes los recogieran, pero luego las normas han contribuido a impulsar la diversidad, acelerada desde 2000", explica. "Se ha demostrado la gran capacidad de adaptación del grupo familiar a los tiempos", plantea el también catedrático de Sociología Julio Iglesias de Ussel, de la Universidad Complutense. Para él, la diversidad familiar siempre ha estado presente, aunque fuera a escondidas. Cree que la tolerancia es, en realidad, "indiferencia" y que la situación española es similar a la europea.

"El cambio fundamental de los últimos tiempos es la igualdad entre hombres y mujeres. La relación de pareja es más profunda porque es más igualitaria", continúa Iglesias de Ussel. "La incorporación femenina al mercado de trabajo ha sido un factor clave para la diversidad", añade Flaquer. La directora general del Instituto de la Mujer, Laura Seara, da una vuelta más: "La creciente igualdad ha favorecido la diversidad familiar, y viceversa".
A estas alturas del siglo XXI, se ha consagrado el derecho a vivir como se quiera sin censura social. "Lo que me sorprende es que la gente siga casándose aunque ese paso ya no es obligatorio para convivir", plantea Meil. La clave, según él, está en que en "el rito" de la boda se busca "la seguridad". "La creencia generalizada es que el matrimonio es para toda la vida, salvo que fracase, mientras que la unión de hecho dura lo que dura", afirma.
Con todo, las bodas ya no son lo que eran: van en declive. En número, caen desde 2004, cuando se registraron 216.149. El descenso se ha acelerado en los tiempos de crisis económica (177.144 en 2009). Si se analiza el número de nuevos matrimonios por cada 1.000 habitantes, la caída comienza mucho antes. De los 5,8 de 1980 a los 3,8 de ahora, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Menos tendencia al matrimonio, cada vez más tardío (33 años para los hombres y 30,8 las mujeres al contraer la primera unión) y nuevas variedades forzadas por el modo de vida, como los "matrimonios de fin de semana" que destaca Meil: parejas que viven separadas de lunes a viernes porque trabajan en distintas ciudades. Otra novedad, alentada por la inmigración y la creciente movilidad, es el aumento de los matrimonios con al menos un contrayente extranjero: ya son uno de cada cinco.
Menos bodas y, sobre todo, civiles, reflejo de la creciente secularización de la sociedad española. Hace 30 años eran el 5,6%. Ahora son mayoría. En 2009 los matrimonios ante el altar fueron minoría por primera vez (54,8% de bodas civiles). Las uniones en el juzgado se han visto engrosadas por el matrimonio homosexual, un derecho reconocido en 2005 y sobre el que aún debe pronunciarse el Tribunal Constitucional tras el recurso del Partido Popular. Se celebran en torno a 3.000 al año y predominan los contraidos entre varones. Como el de David Jericó y Jesús Santos: "Casarnos nos ha dado tranquilidad, con mayúsculas", dice el primero. "La ley de 2005 ha sido un paso de gigante, pero para nosotros el gran paso fue adoptar a Gabriel hace siete años".
"Teníamos miedo a muchas cosas: ¿qué pasaría en el pediatra?, ¿qué ocurriría en el colegio?", prosigue Jericó. Y no ha pasado nada, salvo alguna anécdota de lo que él califica como "discriminación positiva". La protagonizan parientes y amigas que "corrigen o aleccionan" a la pareja sobre cómo vestir al chaval o qué darle de merienda. "El niño dice que tiene dos papás y nadie se mete con él", resume Jericó.
frente a los matrimonios, las parejas de hecho siguen ganando terreno. Según los últimos datos que ha elaborado el catedrático Meil a partir de varias encuestas, el 19,3% de las parejas heterosexuales que conviven lo hacen sin casarse. En 2001 eran el 9%. Flaquer cree que se han convertido en una opción normalizada, lejos de la "militancia" que antaño mostraban muchos de los que elegían esta fórmula. No obstante, muchas uniones de hecho se convierten en matrimonios cuando deciden tener hijos.
Los hijos, precisamente, dan claves de un cambio que incluye a las parejas de hecho y también a las mujeres que deciden procrear solas. En 1981, solo el 4,4% de los bebés nacían fuera del matrimonio. Ahora lo hace uno de cada tres (el 34,4% de los nacidos en 2009 son de madre no casada, según el INE).

Inma Palma está al frente de uno de los 558.000 hogares monoparentales españoles, una fórmula que crece rápidamente (en 2002 eran 303.200). Lo eligió. "Quería ser madre y no tenía pareja. Me planteé si tener un hijo biológico o adoptar", relata. Se decantó por lo último y cumplió su deseo hace un lustro. Está feliz y solo encuentra un problema: "Es más difícil conciliar siendo un solo progenitor", relata.
La mayor parte de las familias monoparentales están encabezadas por mujeres (el 86%), aunque ganan terreno las dirigidas por hombres. El origen principal de estos hogares es el divorcio, una práctica tan frecuente como asumida socialmente. Y más rápida desde 2005. Ese año se eliminó la separación como requisito previo -introducido de cara a los católicos, religión que no admite el divorcio- y desapareció la necesidad de alegar causas para la ruptura, que puede pedirse tres meses después de la boda. Cayeron en picado las separaciones y aumentaron los divorcios, que tocaron techo en 2007 (137.510 disoluciones y 11.583 separaciones civiles). Pero desde entonces, las rupturas se han frenado (106.166 divorcios y 7.680 separaciones en 2009). La mala situación económica tiene mucho que ver con ello.
"La crisis ha hecho que muchos matrimonios sigan juntos", asegura Susana Moya, vicepresidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia. "Para muchas parejas resulta inasumible económicamente la situación posterior al divorcio. Supone dos casas, de entrada, y en ocasiones ni siquiera se puede pagar la hipoteca de una o los gastos del colegio de los niños si falla uno de los dos sueldos", afirma Ángela Cerrillo, al frente de la asociación de mujeres juristas Themis. "Hay parejas que optan por aguantar porque no se pueden permitir el divorcio. Les resulta insostenible porque les dejaría sin capacidad para seguir viviendo", añade esta letrada.
Según Moya, las facilidades para la custodia compartida, implantadas a partir de 2005, también actúan como freno al divorcio en algunos casos. "Antes, una mujer estaba prácticamente segura de quedarse con la guarda y custodia de los hijos y en el domicilio familiar, pero eso ha desaparecido radicalmente", asegura Moya. "La custodia compartida se concede si hay mutuo acuerdo y no resulta perjudicial para los hijos", explica Cerrillos. Dos de las cuatro comunidades que han legislado sobre ella (Aragón y Comunidad Valenciana), le dan "carácter preferente", critica la letrada. Tras el divorcio llega, a menudo, la familia reconstituida, formada por hijos procedentes de las uniones anteriores de la nueva pareja a los que, eventualmente, se suman nuevos descendientes. Son familias que crecen o menguan según los días.
La diversidad familiar está fuera de cuestión, pero hay quien se preocupa por la desigualdad que puede entrañar, sobre todo para los hijos. "Está claro que las familias monoparentales y los divorcios tienen consecuencias económicas y sociales", plantea Lluís Flaquer. Cita la precariedad de ingresos de los hogares monoparentales de mujeres (según sus datos, el 40% de los hijos no percibe la pensión que deben pasarles sus padres) y los peores resultados escolares de los chicos que crecen con un solo progenitor o inmersos en un divorcio. "Esas cuestiones tienen un coste colectivo", afirma. "Sin ser conservador, creo que hay que generar un debate social para garantizar la igualdad de oportunidades en un contexto de diversidad familiar", propone Flaquer.


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Familias/medida/elpepisoc/20110618elpepisoc_1/Tes

Solamente el 10% de los divorcios se otorga la custodia compartida

Esta asociación, que persigue desde hace años que la custodia compartida sea la norma en los casos de divorcio, ha organizado para este fin de semana en Bilbao unas jornadas de trabajo con el objetivo de "promover la coparentabilidad" como elemento clave para para "el correcto desarrollo infantil".

Según ha explicado a Efe Céfiro Miquelez, presidente de Abipase, a lo largo de las jornadas se estudiarán las consecuencias de la creciente judicialización de las separaciones, la utilización que se hace de los hijos en estos procedimientos y "el maltrato emocional que ello supone".
Miquelez ha destacado que es necesaria una mayor coordinación entre jueces, fiscales, servicios sociales y educativos en la protección de los menores, "que -ha añadido- deben ser mantenidos al margen del conflicto de pareja y no ser moneda de cambio en el mismo".
Charo Fernández, vicepresidenta de esta misma organización, ha reclamado la puesta en marcha de una ley vasca de corresponsabilidad parental, similar a las que ya se han implantado en otras comunidades.
Los responsables de Abipase han recordado que hace meses la asociación envió a los diferentes grupos parlamentarios vascos una propuesta de ley con el objeto de que se tramitara en breve, pero han lamentado que hasta el momento ningún partido, ni el Gobierno, ha tomado la iniciativa en este terreno.
Esta ley, según ha señalado Fernández a Efe, debería garantizar que ambos cónyuges puedan participar de forma igualitaria en el cuidado, educación y toma de decisiones en las cuestiones que afecten al desarrollo de sus hijos.
Esta ley debería también, a juicio de Fernández, reconocer el derecho de los menores "a crecer y vivir con ambos progenitores tras la ruptura de la pareja" y a relacionarse de forma regular con los abuelos y las familias extensas de ambos.
Céfiro Miquelez ha recalcado que "es un despropósito pensar que el 86 por ciento de los matrimonios están integrados por padres que no se merecen la custodia de sus hijos. Lo que pedimos a los juristas es humanidad, no se trata de delincuentes, sino de problemas de familias, de personas que lo único que pretenden es intentar ser felices".
En estas jornadas, que se desarrollarán los días 17 y 18 de junio en el centro cívico La Bolsa de Bilbao, tomarán parte jueces, psiquiatras, sociólogos, técnicos de diferentes campos y representantes de la administración.
Entre ellos se espera la presencia del Ararteko, Iñigo Lamarca, de la viceconsejera de Justicia del Gobierno Vasco, Victoria Cinto, y jueza de Barcelona María Sanahuja.


 EFE

sábado, 4 de junio de 2011

La Fiscalía se compromete a impulsar la custodia compartida

BILBAO. El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Juan Calparsoro, se comprometió ayer a impulsar la custodia compartida y la mediación. Calparsoro participó ayer en la presentación del Informe Anual 2011 de la Institución del Ararteko junto con el presidente del TSJPV, Juan Luis Ybarra, y el propio Ararteko, Iñigo Lamarca.
El fiscal jefe mostró su "preocupación" por las referencias que se hacen en el informe a los derechos fundamentales en aspectos como la incomunicación y la detención, y recordó que la Fiscalía impulsó algún proceso importante por "torturas de la policía, que es una situación excepcional pero sobre el que siempre hay que estar vigilantes".
Calparsoso se comprometió además a impulsar la custodia compartida con los límites que recoge el Código Civil y se felicitó por la puesta en marcha de la nueva oficina judicial. No obstante, dijo preocuparle el caso de Getxo, donde ha apostado por realizar una división de jurisdicciones para que los seis juzgados de primera instancia e instrucción se dividan y pueda haber juzgados de instrucción por un lado y juzgados de primera instancia por otro. "Creo que sería una mejora clara de este partido judicial que está dando lugar a muchas quejas", señaló. Junto a todo, abogó por impulsar la mediación y desjudicializar en la medida de lo posible los distintos asuntos para que la sociedad sea más capaz de resolver los conflictos mediante otras instancias, "más baratas y menos costosas y más conciliadoras". "Cuanto menos se acuda a los juzgados mejor", destacó. Calparsoro se refirió a la "gravísima crisis económica" que está teniendo "enormes consecuencias" en la sociedad.
petición del ararteko Por su parte, el Ararteko, Iñigo Lamarca, se mostró partidario de compatibilizar los tiempos para resolver las quejas planteadas a la institución que preside con los plazos para presentar demandas ante la Justicia, con el objetivo de que el ciudadano "pueda realmente utilizar ambos procedimientos". Lamarca señaló que el Ararteko "es también una institución de garantía, mucho más modesta que el Poder Judicial, pero es necesario que colaboremos entre las instituciones de garantía".
Lamarca apuntó que el Ararteko no puede tramitar expedientes de queja relativas a cuestiones que están bajo la instrucción del juez, pero indicó que "ello no resta para que la colaboración cada vez sea más amplia entre ambos". El Ararteko insistió en que "sería deseable que, en la medida en que ofrecemos una doble garantía al ciudadano, se compaginases de una manera más eficaz la función garantista que hacemos nosotros, siempre en una fase previa a la actuación de los tribunales de lo contencioso administrativo y en términos de mediación, para que el ciudadano pueda realmente utilizar ambos procedimientos". Para ello, "sería deseable que los plazos para la resolución de la queja que se eleva al Ararteko fuesen compatibles con los plazos para presentar la demanda ante los tribunales contencioso administrativos".

http://www.deia.com/2011/05/27/sociedad/euskadi/la-fiscalia-se-compromete-a-impulsar-la-custodia-compartida

Con ama o con aita?

Con ama o con aita? ¿Qué ocurre con los hijos cuando una pareja se deshace? El año pasado se tramitaron en Euskadi 4.451 divorcios; de ellos unos 1.800 fueron conflictivos y tuvieron que acudir a la vía judicial. En estos casos, si hay hijos menores de edad, el juez tiene que asignar la guarda y custodia legal, bien a uno de los miembros de la pareja o bien a los dos, compartiendo el cuidado según un convenio previamente pactado. Sin embargo, en el 86% de los casos el juez concede la guarda y custodia a la madre; en el 6% al padre y en otro 6,8% admite la custodia compartida (en un 1% impone la institucionalización).


Mientras que en los últimos años se ha constatado un tímido crecimiento de las guardas concedidas al padre, la evolución ha sido decreciente en el caso de la custodia compartida, incluso a pesar de haber aumentado la demanda, según los datos de la Federación de Padres y Madres Separados de Euskadi, Kidetza, que el pasado 12 de abril presentó en el Parlamento Vasco una proposición de ley con el fin de que la Cámara vasca apruebe una normativa autonómica en la que, entre otros aspectos, contemple la custodia compartida con carácter preferente. En realidad se pretende una normativa específica como la que ya han tramitado Aragón, Valencia, Cataluña y Navarra. La presentación de esta proposición de ley supone la culminación de una campaña que ha contado con el respaldo de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Vizcaya y Álava; de partidos con representación institucional, como PNV, PP, Aralar, EA y UPyD, de ayuntamientos y del propio Ararteko. Frente a la propuesta se sitúan PSE y EB-IU, asociaciones de juristas y entidades feministas que, aun reconociendo que la custodia compartida constituye la fórmula más adecuada para los casos de separación, consideran que está ya contemplada por la ley, que no puede ser impuesta y que la obligatoriedad no protege el interés del menor.

Detrás de una separación conflictiva y con hijos de por medio, entra en juego un universo de factores e intereses que dificultan la decisión judicial en torno a la guarda y custodia de los menores. El debate está en la sociedad y para una mayor aproximación a lo que es y lo que representa la custodia y guarda compartida tras la separación, cuatro expertos contrastan en las siguientes líneas sus puntos de vista.

- ¿Cuando se habla de custodia compartida como modelo preferente, ¿de qué hablamos concretamente?... Porque la ley de divorcio de 2005 ya estableció esta posibilidad.

- Javier Hualde. Compartida quiere decir que la custodia esté distribuida entre ambos progenitores de forma igualitaria o de forma tal que puedan igualitariamente ejercer sus derechos y cumplir sus funciones. Y considerando que el interés fundamental es el del menor. La custodia compartida está contemplada en el Código Civil. Pero no es la regulación legal la que impide que se conceda, sino las propias realidades que se plantean o incluso la cultura que existe al respecto. Y estamos ante una cuestión de denominación porque puede ocurrir que una custodia individual con un régimen amplísimo de estancias y visitas, nominalmente será una custodia individual, pero formalmente es custodia compartida.

- Justo Sáenz. La custodia compartida está contemplada en las separaciones de mutuo acuerdo, pero solo de forma excepcional en los divorcios contenciosos. Si una de las partes lo veta, no se concede. Y muchas veces ni siquiera se solicita para evitar males mayores. En el 86% de los casos se da la guarda legal a la mujer y sólo en el 6,8% se accede a la custodia compartida.

- Juana Aranguren. Estamos por la corresponsabilidad y ojalá la mayoría de los padres se ocuparan de forma compartida del cuidado de sus hijos. De hecho, los padres que sí han cuidado de sus hijos desde el nacimiento, que los hay, llegan a acuerdos más fácilmente. Es verdad que el 86% de las custodias son otorgadas a la madre: se debe a que en esta sociedad las madres siguen ocupándose mayoritariamente de las criaturas, como se demuestra por los permisos de maternidad y por las reducciones de jornada. Ojalá que eso cambie.

- Idoia Gutiérrez. Lo que nos importa a los psicólogos es que el tiempo en que estén los padres y las madres con los hijos sea de calidad, y que no se utilice el niño en el conflicto. Hay evidencias de que cuando existe una buena comunicación entre los padres, y el asunto no está judicializado, son capaces de desarrollar un proyecto consensuado. El problema, claro, es cuando se llega a la batalla del 50% y entonces se entra en la utilización del niño. Y cuando se mete al menor en el proceso judicial ya se le está inculcando una cierta culpabilidad. El niño, entonces, se siente preso de la dinámica familiar y utilizado.

- ¿Apoyan o rechazan que la custodia compartida tenga carácter preferente?

- J. Sáenz. La mayor parte de los países europeos han regulado la custodia compartida como modelo preferente. El único que intentó hacerlo y no tuvo éxito fue el Gobierno español, y fue por un error de votación. Con lo cual, quedó con carácter excepcional. En aquel momento se pretendieron dos objetivos: potenciar la igualdad hombre-mujer para que el menor se relacione con ambos progenitores y reducir la contenciosidad. Pero esa ley no ha cumplido ninguno de los objetivos. Por eso hay que modificarla. La contenciosidad ha aumentado del 34 al 41% -del 22 al 33% en Gipuzkoa-. Respecto a la protección de los menores, la ley no ha contribuido a este fin, sino todo lo contrario. Se ven muchos casos con interferencias profundas, lo que algunos denominan 'síndrome de alienación parental'. Unos 20.000 niños lo padecen en el Estado español. La guarda y custodia preferente no tiene nada de imposición, como se está comentando por ahí, sino todo lo contrario: pretende que ninguno de los progenitores imponga sus intereses, cosa que en este momento está ocurriendo continuamente. Lo que planteamos es que el menor pueda relacionarse en igualdad de condiciones con ambos progenitores.

- J. Hualde. ¿Opción preferente? No. Si tiene que ser preferente, no. Ni la custodia compartida ni ninguna otra. En ninguna ley, excepto la de Aragón, se dice que la custodia tenga que ser preferente. Y no se dice porque la custodia como sistema preferente no es posible si los cónyuges no están de acuerdo. Respecto a la corresponsabilidad parental, habría que matizar. Una cosa es la igualdad de los cónyuges y otra es la igualdad que tiene su reflejo en las relaciones con los hijos. Además, en relación a las edades de los menores, no es lo mismo la custodia compartida para un niño de dos años que para uno de catorce o dieciséis. Y hay algo que está claro: no creo que haya ningún divorcio pacífico; el divorcio, por esencia, es un contencioso.

- J. Aranguren. La guarda y custodia con carácter preferente no procede, está suficientemente regulada en el actual Código Civil, con la posibilidad de que los cónyuges la acuerden por consenso o el juez, de forma excepcional. La tendencia actualmente es a que los regímenes de visitas sean lo más amplios posible, con o sin acuerdo. Y en muchos casos, contando los días, la diferencia a favor de la madre es mínima, con lo que la corresponsabilidad está prácticamente garantizada. En relación al 'síndrome de alienación parental', es decir, enemistar al hijo o hija con el otro progenitor, sabemos que es algo que no está aceptado ni por las organizaciones de psicólogos internacionales porque no se ha demostrado científicamente que exista.

- I. Gutiérrez. El interés superior, en cualquier caso, es el del menor. Ante todo, que se garantice su bienestar psicológico y físico. La propia Ley del Menor insta a todas las administraciones a que se procure no involucrarlo en los conflictos judiciales. Sin embargo, esta recomendación no se cumple. Y no veo que exista una diferencia muy sustancial, respecto al menor, entre lo que dice el Código Civil y la propuesta de ley. Si hay buena comunicación, la guarda y custodia compartida no tiene por qué ser preferente; ya viene dada en las propias relaciones de los padres. Cuando el conflicto se enquista y el proceso se judicializa ya se está introduciendo al menor en el contencioso. Yo creo que antes de dar este paso se debería utilizar el servicio de mediación familiar. Estoy segura de que se reduciría la contenciosidad. Ya tenemos ese servicio. Usémoslo.

- El Parlamento de Vitoria debate la posibilidad de una ley vasca de custodia compartida, además de haber solicitado al Gobierno central que cambie la ley de divorcio. ¿Qué debe, o no debe, contemplar esa norma?

- J. Hualde. La comunidad autónoma vasca no tiene competencias en derecho civil para legislar sobre la custodia compartida. En Valencia, por ejemplo, que ha legislado al respecto, lo tumbará probablemente el Tribunal Constitucional.

- J. Sáenz. Desde la perspectiva de derecho foral, yo tengo las dos versiones. Pero nosotros intentamos resolver un problema como lo han hecho otras comunidades autónomas. Apelamos a la capacidad de la comunidad autónoma frente a la pasividad del Estado...

- J. Hualde. No en Derecho Civil. Los grupos políticos dicen que están dispuestos a llevarlo a cabo, etc. etc., pero de hecho, ¿acaso han creado una comisión para redactar una ley sobre este tema? No. ¿Por qué? Porque saben que no hay competencia. Y el Constitucional tumbará la ley valenciana.

- J. Sáenz. Nosotros dimos un primer paso para que el Gobierno del Estado intentara modificar la ley; vinos que no tenía ninguna intención y entonces planteamos una ley autónomica. Una ley muy simple, que fuera integral, que diera salida a toda la problemática general, desde los problemas de vivienda a los de conciliación laboral y familiar, y que también contemplara recursos para reducir la contenciosidad. De alguna manera, queremos trasladar aquí el sistema francés: una mediación intrajudicial que supone que una persona esté dentro del juzgado e informe de lo que es la separación y el divorcio y las consecuencias de una fórmula de mutuo acuerdo; que informe de los servicios que existen y que la pareja decida, bien ir a mediación o bien, con el contencioso, al juez de nuevo.

- I. Gutiérrez. Pero si cada miembro de la pareja ya tiene un abogado, ¿es que éste no es capaz de informarles?

- J. Sáenz. Hay muchos intereses. La trabajadora social es una persona, desde mi punto de vista, mucho más neutral; se va a limitar a informar a las partes de la problemática, y del futuro de ellos y sus hijos si llegan a acuerdos.

- J. Hualde. Sí, pero ¿cuánta gente que se separa renuncia a tener abogado? Yo creo que todo el mundo quiere tener un abogado. ¿Y cuánta gente renuncia a que el abogado le saque a la otra parte todo lo que pueda?

- J. Aranguren. Hombre, que tampoco es eso. Yo no tengo esa visión después de treinta años de ejercicio; no es que la gente vaya a tirarse a la yugular, ni que los abogados animemos a ello.

- J. Sáenz. Por la experiencia de seiscientos casos anuales que tenemos, la gente conoce poco la mediación. Pero si en el juzgado hubiera una persona más cercana que en ese primer momento del contencioso lograra parar el proceso haciendo ver las consecuencias, es posible que más parejas optarían por la mediación.

- J. Aranguren. Yo también considero que no hay competencias y que no procede una ley vasca de custodia compartida. Detrás de este proyecto hay dos cuestiones que conviene tener en cuenta: el tema de la vivienda y el de la pensión compensatoria. Cuando se habla de que la guarda y custodia tiene que ser compartida o que se tiene que establecer como régimen preferente, se está hablando de que no se asigne el uso de la vivienda a aquel grupo familiar más necesitado de protección, que es el de los progenitores que se quedan con los hijos menores. El proyecto también propone limitar el tiempo de la pensión compensatoria. El Código establece que sea temporal, pero en este proyecto de ley se quiere limitar aún más. La mujer se quedaría sin vivienda, sin pensión y, si ha estado veinte años dedicada a la familia, tendría que empezar de cero.

- J. Sáenz. Pero el proyecto dice que si una de las partes se encuentra en unas circunstancias económicas muy concretas, el juez puede decidir que la pensión sea indefinida. Y el tema de la vivienda puede llegar a convertirse en un bombón envenenado. Vemos mujeres que a los 53 años, cuando tienen que liquidar los gananciales, nadie les da un crédito; deben dar la mitad a la otra parte y, como tampoco pueden acceder a otra vivienda, tienen que ir a un piso de alquiler. Y al cabo de cuatro años han consumido lo conseguido. Por eso, nosotros pedimos, si puede ser, liquidación cuanto antes.

- J. Hualde. El tema de la vivienda es fundamental. No hay ningún juez que se quede tranquilo concediendo la guarda compartida con el síndrome de niño-maleta, desarraigando al menor de su colegio, de sus amigos, siete días en Tolosa, siete días en Irun. No hay juez que considere que eso es bueno. Y es una realidad que inclina la balanza hacia un lado, y no digo que siempre hacia el de la madre. Y respecto al sistema francés, en realidad es el que está implantado en España. El problema principal es que no hay medios. Por mucho que diga la ley, el hecho de que exista un servicio en San Sebastián y otro en Irun no es suficiente. Hace falta lo que hay en Francia, es decir, medios: juzgados y jueces de familia y mediadores en el juzgado. En definitiva, dinero.

- J. Aranguren. Yo también soy mediadora familiar y sin duda estoy a favor de la mediación. Pero no se puede obligar a la gente a que entre por esta vía. No es útil.

- I. Gutiérrez. Cuando se va a cambiar una ley se debe hacer un diagnóstico de situación y necesidades. Y conocer qué ocurre con los niños, si están afectados o no psicológicamente. Yo apuesto claramente por la mediación.
http://www.diariovasco.com/v/20110529/opinion/articulos-opinion/tras-divorcio-custodia-compartida-20110529.html

Una madre en huelga de hambre

«No pararé hasta que recupere la custodia de mis hijos». Así de contundente se mostraba ayer Yolanda Sillero, la vecina de Vinaròs que el pasado jueves inició una huelga de hambre ante las instalaciones del Palacio de Justicia de la localidad para protestar contra la sentencia de divorcio que otorga la guardia y custodia de sus tres pequeños (de 13, diez y siete años) a su exmarido.


La mujer, que también muestra pancartas reivindicativas, ya interpuso en su momento un recurso de apelación contra el auto del juzgado de primera Instancia e Instrucción número 4 de Vinaròs y ayer mismo empezó a recabar, con la ayuda de su abogada, firmas de apoyo entre los vecinos y curiosos que se acercaban hasta la zona para interesarse por los motivos de su reivindicativa 'acampada'.

Al respecto, cabe destacar que, según informó el pasado miércoles Laura Quesada, letrada de Yolanda Sillero, los hechos que han llevado a esta vecina a iniciar su protesta se remontan a 2007, cuando presentó una denuncia por malos tratos contra su marido y se dictó una resolución que le otorgaba la custodia de sus tres hijos, además de imponer al hombre una orden de alejamiento.

Fue entonces cuando la madre y los menores se fueron a vivir a Murcia y, en el primer régimen de visitas, el padre llevó a los niños a declarar ante el Juzgado de Vinaròs. «Una vez allí, los pequeños manifestaron que habían sufrido malos tratos y abusos sexuales por parte del compañero sentimental de Yolanda y que ésta los consintió», señalaba la abogada, quien a renglón seguido explicó que, a consecuencia de ello, «el juzgado dictó un auto que otorgaba la guarda y custodia al padre y que imponía una orden de alejamiento para la madre, con un régimen de visitas de una hora al mes».

Más tarde, en julio de 2010, el Juzgado de lo Penal de Murcia absolvió a Yolanda Sillero y su compañero en una sentencia en la que, según la letrada, se apuntaba «a una cierta manipulación del padre en contra la madre en la declaración judicial de los niños». Posteriormente, el exmarido presentó demanda de divorcio y, al haber desaparecido la causa del alejamiento dictado contra la madre, la abogada de Yolanda solicitó para esta la guarda y custodia de los niños.

Según la letrada, un informe psicológico estableció que los niños «tenían síndrome de alienación parental severo», lo que «comportaría la retirada de la custodia al padre y su alejamiento con un régimen de visitas controlado». Asimismo, añadió que en el juicio de divorcio la juez hizo caso omiso del informe pericial y mantuvo la custodia de los menores para el padre, estableciendo para la madre un régimen de visitas de dos horas a la semana tuteladas.

Ante la impotencia y la frustración por los hechos acaecidos, Yolanda Sillero decidió iniciar una huelga de hambre que dura ya tres días y ha asegurado que no parará hasta que consiga lo que más desea en el mundo: recuperar la custodia de sus tres pequeños. Su abogada, mientras tanto, prepara ya el recurso de apelación que deberá presentar ante la Audiencia Provincial de Castellón antes del 22 de junio.
 
http://www.lasprovincias.es/v/20110604/sucesos/mujer-huelga-hambre-custodia-20110604.html

El primer autor en castellano sobre el SAP usa su experiencia profesional para reincidir en la novela negra

El psicólogo clínico y forense José Manuel Aguilar, primer autor en lengua castellana que ha escrito sobre el Síndrome de Alienación Parental (SAP), referido al uso de los hijos por la madre contra el padre o viceversa en los divorcios, ha empleado su experiencia profesional para reincidir en la novela negra con 'Lo que nunca te conté'.

En declaraciones a Europa Press, Aguilar, cuyos trabajos de divulgación e investigación, con cuatro libros y numerosos artículos sobre los procesos de divorcio en los tribunales, le han convertido en un referente en todo el país a nivel pericial, ha explicado que, tras su primera incursión en 2009 en la novela negra, con 'Lo que tarda en morir un idiota', merecía la pena dejar de lado por un tiempo el ámbito del ensayo en el campo de la psicología forense y clínica para, aprovechando su experiencia profesional y también vital en la ciudad de Córdoba, donde vive, escribir la que ya es su segunda novela negra.

Editada por Suma de Letras-Santillana, esta nueva obra de ficción de Aguilar vuelve a tener como protagonista al psicólogo forense más atípico, Manuel Artacho, que se enfrenta a un nueva intriga. Una anciana al borde de la senilidad esconde la clave de un asesinato. Con la promesa de desvelar el misterio, el protagonista escucha pacientemente un relato que nos traslada a la Guerra Civil, tablero de juego para los servicios de espionaje extranjeros y campo de entrenamiento para las potencias que se enfrentarán poco después en la Segunda Guerra Mundial.
La narración, según ha informado la editorial, recorre el despertar a la vida de una mujer singular, el descubrimiento y la pérdida de la inocencia y del amor, en el marco de las atrocidades de ese tiempo convulso. Y junto a ella se descubre la presencia, hoy casi olvidada, de nazis en España que, además de prepararse para dominar Europa, extienden sus actividades secretas con el objetivo de asegurarse un lugar bajo el sol, en España. Una historia apasionante que 70 años después aún tiene demasiados cabos sueltos.
Para llevar a cabo su investigación, el protagonista cuenta con un grupo peculiar de amigos y colaboradores, tan inmersos como él en sus propias crisis de identidad, pero dispuestos a atender con cuidado una amistad que les ayuda a sentirse vivos.

De esta forma, Aguilar vuelve a presentarnos una nueva trama donde la investigación de un crimen se resuelve con la indagación histórica y la comprensión del alma humana que brinda la psicología forense, es decir, plantea una intrigante historia como excusa para hablar del amor, la amistad y la ambición.
Psicólogo clínico y forense
José Manuel Aguilar (Madrid, 1968) es licenciado en Psicología por la Universidad de Granada y tiene su consulta en Córdoba, donde atiende a pacientes con problemas clínicos y a padres y madres en proceso de divorcio que buscan orientación profesional para llevar a cabo terapia de pareja, con objeto de no llegar a la disolución de la relación, o a aquellos que tienen que afrontar la ruptura inevitable y buscan ser asesorados personalmente y para que sus hijos tengan las menores consecuencias posibles.
Sus trabajos de divulgación e investigación de los procesos de divorcio en los tribunales le han convertido en un referente en todo el país a nivel pericial, a la hora de asesorar judicialmente a particulares y juzgados en procesos contenciosos, en los que habitualmente los hijos son utilizados por una de las partes, o en las reclamaciones de custodia compartida.
En este área Aguilar es el primer autor en lengua castellana en publicar textos y artículos sobre el SAP (2004), mientras que en 2006 publicó 'Con mama y con papa' y una guía para padres que editó el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid. En 2008 publicó 'Tenemos que hablar', una guía para evitar los daños del divorcio, dirigida a padres y profesionales que deseen conocer los procesos y mecanismos que se ponen en marcha cuando ocurre una ruptura de pareja.

Dentro de su actividad docente ha impartido clases en la Universidad de Verano del Escorial y Rafael Altamira de Valencia y en diversos congresos de Psicología y Derecho y cursos de formación a Servicios Sociales y de Protección de Menores de Valencia, Aragón y Andalucía. Es autor de decenas de artículos de opinión y divulgativos de psicología, algunos de ellos traducidos al portugués, ingles y ruso, habiendo sido invitado en dos ocasiones por el Tribunal Superior de Justicia de México para dar conferencias en su sede, o en el Centro de Estudios Judiciarios de Lisboa.


http://www.20minutos.es/noticia/1066018/0/

miércoles, 25 de mayo de 2011

Alienación parental...

“La Alienación Parental es un proceso mediante el cual un hijo es programado para conseguir que acabe odiando a uno de sus padres. Cuando el síndrome se acaba instalando en el menor, éste acaba actuando de forma autónoma y contribuye por su cuenta a la campaña de denigración del padre alienado”. (RICHARD GARDNER)

En los procesos de Alineación Parental el papá alienador o la mamá alienadora pueden recurrir a comportamientos muy diferentes, de lo más diversos y “creativos”; las manifestaciones y los síntomas pueden ser innumerables... Los siguientes ejemplos de comportamiento, son conductas alienadoras (“Red Flags” en el texto original...) cuantas más de estas iniciativas lleve a cabo un padre o una madre, mayor será la probabilidad de que se produzca SAP.

Vean a continuación una lista de más de cien tácticas empleadas para tratar de manipular a un hijo, o hija, contra su padre...

1. Poner obstáculos a las visitas, tiempo de estancias y comunicación con el padre no custodio, incluso aunque el hijo lo pida de forma insistente...

2. Denigrar al otro padre delante de cualquiera que escuche, incluidos los niños, incluida la familia extensa, o los abuelos, tíos, primos,... o nombrando al padre de manera despectiva delante del niño.

3. La presentación de denuncias de malos tratos y/o abusos contra el progenitor no custodio, y hacerle comparecer ante los tribunales constantemente acusándole de que no cumple con su deber de manutención infantil o el abono de la pensión alimenticia.

4. Impedir por todos los medios cualquier contacto de la familia extensa del otro progenitor con los hijos, o de amigos que no tomen partido por el progenitor alienador...

5. Obstaculizar por todos los medios a su alcance la comunicación con los niños, incluido el boicot para impedir que el progenitor no custodio acceda a la información referente a la estancia de los hijos en los centros de estudio, y reuniones y eventos de toda clase, que tengan relación con los hijos.

6. Impedir las visitas y estancias cuando el ex cónyuge no puede pagar la manutención de los menores, o se produce alguna demora en el pago.

7. Constantes manifestaciones de odio y de venganza respecto del ex-cónyuge, en presencia de los hijos.

8. Negarse a revelar su domicilio.

9. Negarse a informar al otro progenitor –el no custodio- sobre cuestiones médicas o de salud referentes al hijo.

10. Referirse continuamente al niño como exclusivamente suyo, y no de los dos padres...

11. Impedir las visitas, estancias, comunicación con el progenitor no custodio, con el pretexto o argumento de que el hijo no quiere ir con el otro progenitor, y utilizar la excusa de que no van a ir a la fuerza...

12. Obstaculizar o incumplir cualquier orden de los tribunales, sea cual sea la resolución judicial de que se trate... (generalmente el progenitor alienador suele contar con la “complicidad-condescendencia-tolerancia del tribunal de familia...”)

13. Mudar a los niños de su domicilio habitual, para ponerlos lo más lejos posible de su padre, de manera relación con él, y el régimen de comunicación y estancias sea casi imposible.

14. Llamar por teléfono a la casa del progenitor “alienado”/víctima multitud de veces al día, o bien dejar mensajes desagradables o simplemente “perturbadores”.

15. Presentarse por sorpresa, los días que el hijo le corresponde estar con el otro progenitor –el no custodio- en un lugar público y zarandear, empujar, humillar, o simplemente tratar de intimidar al padre delante del niño.

16. Hacer que el niño se sienta emocionalmente responsable de la felicidad de los padres, para que el niño tome una actitud de protección (y tome partido, provocando así un conflicto permanente de lealtades...) respecto del adulto, haciendo que el niño vea al progenitor alienador como víctima del otro padre,...

17. Mentir constantemente a los niños acerca de todo lo concerniente a las cuestiones judiciales referentes al divorcio, la separación de bienes, liquidación de gananciales, custodia de hijos o cuestiones semejantes.

18. Hacer que el niño se sienta incómodo cuando tenga que hablar acerca de sí mismo, de su relación con sus padres, etc. delante del mediador familiar, o cualquier funcionario.

19. Nombrar al padre de su hijo por su nombre de pila, y no referirse a él nunca como papá o mamá...

20. Impedir que los hijos puedan hablar por teléfono con el progenitor no custodio, llegando a estropearlo, cambiar el número de teléfono, decir que ya están durmiendo, o que no están casa, etc.

21. Hacer participar a los hijos en las disputas ente los tribunales, hacerlos comparecer ante el juez, etc...

22. Obligar a los niños a que llamen al nuevo compañero o compañera (según se trate) del padre alienador "mamá o papá".

23. Predisponer, manipular, maliciosamente a los hijos cuando el padre no custodio inicie una nueva relación...

24. Procurar que los niños nunca llamen a un padre (no custodio) "mamá" o "papá".

25. Colgar el teléfono –en presencia de los hijos- si la conversación no sigue el cauce que el papá alienador desearía...

26. Escuchar y espiar al hijo cuando habla con el progenitor no custodio, instruyendo a los niños sobre qué deben decir y cómo deben responder al progenitor no custodio,...

27. Premiar a los hijos cuando cumplen con sus órdenes respecto al “maltrato” que debe recibir el progenitor no custodio...

28. Evitar la presencia del progenitor no custodio, en las actividades de los niños, sea en el colegio u otros lugares...

29. Negarle al otro progenitor cualquier clase de comunicación e información, sea a través de fax, correo electrónico o carta, para que el mismo esté lo menos informado posible en todo lo concerniente al hijo...

30. Esperar hasta el último momento para informar al otro padre de la necesidad de cambios en las visitas, o los turnos de estancias, vacaciones, etc.

31. Manifestar constantemente que él/ella es el único que posee el derecho a decidir sobre las estancias y visitas de los hijos con el otro progenitor, a la vez que insiste (todo ello en presencia de los hijos, por supuesto) en que los niños deben ser devueltos con absoluta puntualidad, y con la amenaza permanente de denunciarlo si el hijo es devuelto con retraso...

32. No proporcionar ninguna información a los padres acerca del día a día de los hijos, a la vez que se insiste en saber con exactitud todo lo concerniente a los hijos cuando están con el otro progenitor...

33. Optar por pagar a otras personas para que cuiden a los hijos, o contratar algún servicio de guardería, en lugar de recurrir al otro progenitor que sería más adecuado para todas las partes.

34. Pretextar que el niño está demasiado enfermo para evitar que vaya con el padre no custodio, o evitar que éste lo visite.

35. Repetir constantemente que el otro progenitor no es capaz de criar al niño, ni educarlo "adecuadamente"

36. Hacer que el niño se sienta culpable por querer ver a su otro progenitor

37. Impedir por todos los medios a su alcance, que el otro progenitor tenga contacto con "profesionales" que guarden relación con el hijo o con él/ella mismo.

38. No permitir a los niños a participar en actividades, en las que pueden entrar en contacto con los niños que tengan relación con el otro progenitor.

39. Dar “instrucciones” a la escuela para que el otro progenitor no sea tenido en cuenta, “porque el otro papá no es de fiar”; o dar información falsa acerca del convenio regulador, o sembrar dudas acerca del otro progenitor, o decirle a la dirección del centro de estudios que el otro padre les ha mentido acerca de las visitas y estancias con el hijo,...

40. Dar información falsa o engañosa, si el progenitor alienador se ve acorralado y se siente obligado a proporcionar la información que le sea solicitada por las autoridades, o por los tribunales, o por los Servicios de Protección a la Infancia.

41. Supervisar, tutelar, tomar el control absoluto de la “vida social” de los hijos.

42.. Obligar en exceso a que los hijos mayores cuiden a sus hermanos más pequeños, incluso cuando no son del mismo padre, para así poder tener un pretexto para alejarlos del padre biológico, y evitar que vayan con él, o boicotear las actividades que el padre no custodio tenía programadas.

43. Contar a los niños detalles que son 'obviamente', descaradamente falsos acerca de la separación / divorcio, de forma que el niño se sienta inmerso en un conflicto de lealtades, disminuya la capacidad de amar al otro padre,... Contarle embustes tales como que papá gasta todo su dinero en sus amigas, así que, luego no puede permitirse el lujo de llevar a su hijo de campamento.

44. Involucrar a los niños en todos los aspectos relativos a la separación, el divorcio, y sobre todas las cuestiones legales, con el argumento de que el niño tiene "derecho" a saber todo lo que está sucediendo

45. Afirmar allí donde sea posible, que el ex cónyuge está procurando establecer y mantener una relación de dependencia para así seguir victimizando al padre o madre al¡enador... Decir que está constantemente espiando, acechando, abusando, entrometiéndose en su vida privada, e incluso forzar las cosas hasta el extremo de lograr la colaboración de la policía... Presentación de falsas denuncias de abusos, falsas denuncias de acoso y en repetidas ocasiones a los organismos de protección infantil, la policía, etc.

46. Alentar a los niños para que apoyen su versión, y mientan ante las autoridades, sobre la forma en que son tratados cuando están con el otro progenitor,... sobre todo, cuando los malos tratos, el descuido, la “mala educación”, el desamparo, a la inversa.

47. Empujar al niño a que tenga una actitud desafiante, “se ponga en huelga”, no obedezca al otro progenitor, no cumpla con las normas más elementales cuando está en presencia del otro progenitor.

48. Organizar "actividades" de manera premeditada, especialmente atractivas para los niños, en los momentos previos a la llegada del padre no custodio, y así poner en conflicto a los hijos, y forzarlos a decir que no desean ir con su padre... O con la familia extensa del padre...

49. “Sobornar” a los hijos para evitar que los niños tengan la tentación de ir con su padre, a la vez que se consigue que el niño se sienta culpable por querer estar con el padre no custodio...

50. No permitir que los niños tengan en casa, fotos u otros objetos que les hayan sido proporcionados por el otro progenitor.

51. Llegar a destruir cualquier clase de regalo que le haya hecho el padre a su hijo... especialmente cuando el niño regresa de haber estado con su padre y vuelve especialmente contento por el regalo que ha recibido, y los buenos ratos que ha pasado con su padre...

52. Negarse a que el hijo lleve a casa los regalos que le hace el padre no custodio...

53. Rechazar, también, los regalos que provengan de la familia extensa del otro progenitor... argumentando que no son buenas personas, o que son “demasiado baratos” o que no son de buena calidad, que no valen para nada, que son estúpidos...

54. Manifestar delante de los hijos que el padre “pretende comprar su afecto, su amor, haciéndoles regalos”...

55. Cambia el apellido (e incluso el nombre) del hijo cuando aparece “un nuevo padre”, el nuevo o la nueva compañera del padre alienador... Todo ello, sin pedirle permiso, o informar al padre biológico...

56. Negarse a levantar / descolgar el teléfono cuando el niño le llama desde el domicilio del otro progenitor, cuando al hijo le corresponde estar con el otro padre...

57. Insistir en que cuando el niño está con el ex cónyuge, él/ella tiene todo el derecho del mundo a mantener contacto telefónico con el niño, y sin embargo, por el contrario no permitir que el padre no custodio lo tenga, cuando está en su domicilio habitual...

58. Cambiar el número de teléfono, o desconectarlo, sin avisar al progenitor alienado...

59. Decirle al hijo que le puede pasar “algo” cuando vaya con su otro progenitor, insinuarle maliciosamente que puede ocurrirle cualquier cosa si permanece con él...

60. Exigirle al padre no custodio que pague determinados “gastos extraordinarios” supuestamente relacionados con la crianza y la educación de los hijos, gastos que en realidad son un lujo, un capricho, o simplemente innecesarios...

61. “Mal informar” a los niños de que no pueden tener 'llaves' u otros objetos esenciales, imprescindibles, por culpa del otro progenitor, que es el que debe costear tales gastos, y no está dispuesto a pagar por ello.

62. Negarle al hijo cualquier petición que haga de pasar más tiempo con su papá, sea cual sea el motivo, e incluso aunque se trate de una “ocasión especia”...

63. Negarse a enviar al niño al colegio, en determinadas ocasiones, para eventos de los que el padre no custodio tenga conocimiento, y los que tenga intención de asistir...

64. Desviar parte de la pensión de manutención de los hijos, o incluso la totalidad del dinero, para gastos que nada tienen que ver con los niños.

65. Decirle al hijo, de forma premeditadamente maliciosa, que no debe comportarse tal como se comportan otros niños, y dejar caer que así es como se comporta, también, su otro progenitor...

66. Hacer especial hincapié en los rasgos físicos en general y los rasgos faciales en particular que son similares a los del padre custodio y los de su familia de origen, e ignorar o negar cualquier parecido con las características del otro progenitor y su familia extensa... E incluso denigrar lo que es evidente, e innegable, cuando son similitudes o afinidades con el padre no custodio.

67. Criticar que el padre no custodia tenga alguna mascota, hacer observaciones maliciosas respecto de la relación del otro papá con los animales, y por el contrario mostrar contento por tenerlas en su propio domicilio, o manifestar que está dispuesto a tener alguna mascota...

68. Cambiar de domicilio, sin proporcionar detalles al otro progenitor antes de la mudanza.

69. Ocultar al otro papá el trasladado y negarse a proporcionar detalles al otro padre, si éste acaba pidiendo información.

70. Permitir que el hijo vaya “con malas compañías”, o frecuente a personas respecto de las que el progenitor no custodio no ha dado su aprobación, permitirle a determinadas personas tener contacto con el niño, especialmente cuando el otro progenitor tiene motivos razonables para estar preocupado, sea por ser sospechoso de violencia doméstica, abuso demostrado, o conducta calificable de algún modo como delictiva...

71. Someter al niño a intervenciones quirúrgicas innecesarias, sin el consentimiento previo, o sin el consentimiento del otro progenitor, cuando hay pruebas de suficiente peso que recomiendan lo contrario...

72. Coaccionar al otro padre, intentar chantajearlo, mediante amenazas de todo tipo, extorsionarlo, para obligarlo a firmar determinados documentos judiciales, de manera que se excluya al progenitor no custodio de la vida del hijo, o para obtener alguna mejorara/ventaja en las disputas en los tribunales, sea por la custodia, sea para restringir las estancias y la comunicación con los hijos, sea en el reparto del patrimonio acumulado durante la convivencia...

73. Manifestar abiertamente, en presencia de los hijos, que su mayor deseo sería que su padre estuviera muerto, o sufriera algún tipo de desgracia, algún accidente...

74. Lo mismo que lo anterior, pero respecto de la familia de origen del otro progenitor, de sus amigos, etc. Expresar sin tapujos que se alegraría enormemente si se accidentaran y quedaran malheridos o con alguna secuela importante.

75. Presionar a los hijos para tratar de convencerlos de que cambien de religión, o tratar de evitar que practiquen el culto en el que hasta entonces habían sido educados.

76. Decirle al niño que no puede ver al otro progenitor, o ir con él en el periodo previsto, ya que se ha retrasado en el pago de la pensión de manutención.

77. Ser injustamente grosero/a, no tener trato cordial y negarse a colaborar con el nuevo compañero, o la nueva compañera del ex cónyuge, aún a sabiendas de que esto ira en perjuicio del niño...

78. Negarse a proporcionar apoyo en todo aquello que tenga relación con la salud mental para del hijo, pese a que haya pruebas suficientes que apoyen la idea de que el hijo necesita algún tipo de atención especializada...

79. No permitir que el hijo participe los fines de semana en actividades deportivas, o de otra clase, para “castigar” de esa manera al progenitor no custodio, u organizar actividades coincidentes con el tiempo de estancias con el otro progenitor, para así provocar conflicto de lealtades, y restarle tiempo de estar con el otro papá.

80. Manipular, o influir de todas la manera a su alcance sobre funcionarios, especialistas y profesionales para que actúen en una determinada dirección (contraria a los intereses del otro papá) o para que informen a su favor para perjudicar a la otra parte... Incluso desfavoreciendo a los hijos.

81. Engañar, mentir u ocultar información o pruebas para conseguir su beneficio, y castigar de paso al otro padre, aunque perjudiquen de paso a su propio hijo.

82. Falsificar, alterar o manipular documentación oficial para perjudicar al otro progenitor, y en beneficio propio, o para lograr ventajas procesales..

83. Presentar declaraciones falsas y engañosas a la policía para perjudicar al otro progenitor

84. Mostrar ira, humillar, maltratar de forma verbal al otro padre en presencia del niño y/o de un tercero.

85. Obligar al hijo a que redacte algún escrito denigrando o perjudicando a su padre..

86. Alentar a los niños para que denuncien a su padre, para así conseguir ventajas procesales en las disputas por la custodia o para limitar las estancias o la comunicación con el padre no custodio..

87. Amenazar o intimidar a los hijos, para que permanezcan en silencio respecto de incidentes de los que los niños hayan sido testigos, para conseguir que se le conceda la custodia exclusiva, o se restrinja o limiten las estancias y la comunicación con el otro papá.

88. Amenazar o castigar al niño cuando dice cosas positivas acerca del otro padre.

89. No permitir que al niño se le realicen pruebas de ADN, cuando lo solicite el otro progenitor.

90. Provocar alienación entre los hermanos cuando alguno aún apoya al otro padre, o no se suma a la labor denigratoria promovida por el padre alienador...

91. Decirle al hijo que su padre que no lo quiere, que no le tiene amor, o que el otro papá desearía que no hubiera nacido...

92. Hacer partícipe al niño de detalles íntimos relacionados con el matrimonio, detalles inadecuados para su edad, con la clara intención de predisponerlo contra el otro progenitor, y que al fin y al cabo acabarán desequilibrando al hijo...

93. Negarse a administrarle al hijo los fármacos que el médico le había recomendado, si el niño enfermó cuando le tocaba estar con el otro padre...

94. Insistir de forma machacona, con reiteración en que la familia extensa del ex cónyuge, no son buenas personas, y que su única y verdadera familia es la suya...

95. Decirle al hijo que desde que su padre, se echó una nueva novia, dejó de ser importante, dejó de amarlo...

96. Decirle al hijo que su otro papá ama más a sus “otros hermanos”, a los hijos habidos en su nueva relación, y que él ocupa un lugar secundario...

97. Denigrar todo lo que el otro papá diga respecto a cuestiones convivencia les, de disciplina, etc. y las actividades que su otro papá organiza o emprende con el hijo...

98. Insinuarle de forma maliciosa al hijo, que si sigue yendo con su otro padre, los hijos de la nueva relación, o la nueva compañera de su papá acabarán haciéndole daño...

99. Denunciar falsamente, que cada vez que el hijo va con su papá, y los hijos de la nueva relación, regresa con lesiones leves (o no tan leves) golpes y contusiones.

100. Criticar el corte de pelo, cuando quien llevó al hijo a la peluquería fue el otro progenitor,..

101. Solicitar intervención médica para enfermedades menores (exigir, por ejemplo, el uso de antibióticos para simples resfriados) e incluso provocar lesiones mayores.

102. No tener en cuenta los consejos de los profesionales médicos que no simpatizan con “su causa”.

103. Enviar al hijo con la ropa dañada (cortes, desgarros o manchas) cuando va al encuentro del progenitor no custodio...

104. Permitir que el hijo realice, tras la separación, determinadas actividades a las que anteriormente se negaba, y responsabilizar al otro papá de que el hijo no pudiera realizarlas...

105. Impedir que el hijo asista a fiestas de los hijos de los amigos del otro padres.

106. Decirle al hijo que su papá esta loco, o tiene algún problema de salud mental,...

107. Decirle al hijo que su padre tiene antecedentes de abuso o maltrato a otros niños...

108. No permitir que el hijo se someta a cualquier clase de evaluación médica o psicológica, sin estar él o ella presente.

109. Decirle al hijo que vino a este mundo pese a la oposición del otro progenitor, y que su papá se opuso al embarazo, y que presionó para que abortara

110. Insistir en que la familia del papá se opuso al embarazo, que no aceptó nunca que viniera a este mundo, y que presionó para que abortara...

111. Culpar al otro progenitor de que desde la separación haya disminuido la calidad de vida de ella y de sus hijos, y que es culpa de papá que los alimentos sean de inferior calidad, la casa menos confortable, etc. pese a que el papá no custodio cumpla escrupulosamente con sus obligaciones de manutención...

112. Añadir a lo anterior, que para más desgracias, su papá tiene una nueva compañera, y nuevos hijos que les están robando alimentos, confort, etc.

113. Mostrar enojó cuando el hijo expresa deseo de ver a su papá, o hablar con él por teléfono.

114. Mostrar enfado cuando el niño informa a la madre / padre de que en el colegio se van a realizar actividades que de algún modo se centran en el otro progenitor (día del padre, día de la madre, trabajo del padre, trabajo de la madre, o cosas similares)

115. Enfadarse cuando el niño expresa su deseo de que su papá tenga más contacto con la escuela, los maestros, amigos, etc

116. Cambiar al hijo de colegio, y apartarlo de su grupo de amigos, sin causa de ninguna clase, para alejar al niño de su padre...

117. Decirle al hijo que su papá es más feliz desde que ya no vive allí, que representa una carga para su papá...

118. Decirle al hijo que su papá no lo quiere, y que no va a volver a verlo nunca más…

119. Acusar al hijo de causar divisiones entre los papás, y de ser el causante de la ruptura del matrimonio.

120. Acusar al otro progenitor de infidelidad en presencia del hijo.

121. Escribir cartas dirigidas al hijo, simulando que el remitente es el otro progenitor...

122. Engañar a los niños, haciéndoles creer que su papá se ha despreocupado por completo de ellos, hasta tal punto de que no envía cartas, ni regalos, ni dinero

123. Insistir en que el niño se refiera sólo al otro padre utilizando términos despectivos e insultantes

124. Negarse a proporcionar información médica vital relativa al hijo, poniendo de este modo dificultades para que el niño sea atendido con prontitud, y de la forma adecuada: ocultar que el hijo está recibiendo algún tipo de tratamiento, o es alérgico a algún medicamento...

125. Atribuir el fracaso en las actividades escolares y estudios a la mala influencia, o a la desatención del papá no custodio

126. Acusar al otro progenitor de tener descuidado a su hijo.

127. Consumir drogas, cigarrillos, alcohol, etc. y culpar al ex cónyuge de las adicciones, por supuesto en presencia del hijo

128. Impedir que los hijos tengan muestras de afecto cuando se despiden de su papá, al terminar sus visitas o las estancias, o impedir que digan adiós después de recibir una llamada telefónica, o que sean cordiales...

129. Permitirse lujos, caprichos que se le niegan al hijo, y culpar al padre no custodio de “sus problemas financieros”..

130. Hacer gestos o comentarios despectivos delante del hijo, cuando el otro progenitor está presente.

131. Acusar al otro papá de estar incurriendo en alineación parental, con su comportamiento.

132. Acusar de abuso o de maltrato a la nueva compañera de papá

133. Ampliar las acusaciones de abuso a la familia extensa del otro progenitor.

134. Atribuir la acusación de maltrato, o de abandono, o desatención al hecho de que papá tiene una nueva compañera y nuevos hijos...

135. Incitar y empujar al niño a que se niegue a dar regalos, o a que no muestre las notas de clase, o mostrar sus dibujos/ pinturas / cartas a su papá, la nueva pareja, los hijos de la nueva pareja, o a la familia extensa....



Este tipo de actuaciones es ya un instrumento muy usado para ganar la custodia en España. Una madre que obstruye o interrumpe la comunicación y las estancias con el otro progenitor incurre en delito de desobediencia, y podría ser sancionada. No hay precedentes de que esto llegue a ocurrir nunca en nuestro país, el Juzgado dirá que esta medida no beneficiaría al niño... Para evitar problemas, la madre dirá que “El chico no quiere ver a su padre”. Un funcionario del Juzgado (del Gabinete Técnico Psico-social, por ejemplo) entrevistará al hijo e informará que él ha confirmado que no quiere ver al padre. Los deseos del chico serán tomados en consideración y se pararán las visitas. La madre estará salvada, el juzgado dispondrá de una “coartada legal”.

El padre perderá probablemente el contacto durante muchos años, hasta que el chico sea lo suficientemente mayor para ser independiente de la madre.

Escrito por Carlos Aurelio Caldito Aunión.

- Para saber más: “S.A.P. HIJOS MANIPULADOS POR UN CÓNYUGE PARA ODIAR AL OTRO”, José Manuel Aguilar Cuenca, Edit. Almuzara. 2004.



Fuente: http://www.apfsib.org/node/899